El paraguayo Juan Ángel Napout y el hondureño Alfredo Hawit, vicepresidentes de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) y presidentes de Conmebol y Concacaf respectivamente, se opusieron a ser extraditados tras ser detenidos este jueves por la policía cantonal de Zúrich a pedido de Estados Unidos, informó la justicia suiza.

Los nombres de Napout y Hawit habían sido confirmados a la AFP por un alto responsable de la FIFA, que prefirió que su nombre no fuera difundido.

NOTICIA: EU allana sede de la Concacaf en Miami

Ambos declaran este jueves ante la policía de Zúrich sobre los hechos recogidos en el pedido de arresto estadounidense, precisa el comunicado.

"Los responsables de la FIFA son sospechosos de haber aceptado dinero a cambio de vender los derechos de marketing relacionados con la difusión de campeonatos en América Latina y con partidos de clasificación para el Mundial", había explicado la justicia suiza en un comunicado anterior. Precisó que "esas personas habrían aceptado sobornos de varios millones".

La Oficina Federal de Justicia (OFJ) suiza pedirá a Estados Unidos que le haga llegar peticiones formales para una extradición dentro del plazo de 40 días previsto para el tratado de extradición en vigor entre los dos países.

NOTICIA: Policía suiza detiene a siete directivos de la FIFA por corrupción

Las personas afectadas pueden solicitar en cualquier momento del proceso ser extraditadas según un prodecimiento simplificado, precisa la OFJ.

El Comité Ejecutivo de la FIFA se reunió miércoles y jueves en Zúrich, ciudad en la que el pasado 27 de mayo ya hubo una primera ola de detenciones de dirigentes del fútbol como sospechosos de corrupción y blanqueo de dinero.

erp