La NFL es la liga con mayor asistencia por partido del mundo, con 66,563 fans por juego de temporada regular en 2019 y un total 17.04 millones de aficionados, según Pro Football Reference. Esto representó hasta 6,800 millones de dólares, es decir, el 40% de los 17,000 millones que generó hace un año la liga, de acuerdo con estimaciones de Forbes.

En promedio, cada equipo ingresaría 212.5 millones por la asistencia de los fans a los juegos, el 10% de la franquicia con menor valor: Cincinnati Bengals con 2,120 millones de dólares y el 42.9% de los 495.6 millones de ingreso promedio de cada franquicia la temporada pasada, según Sportico, que informó que el ingreso generado por la liga el año pasado fue de 15,860 millones, 1,000 millones menos que Forbes.

La temporada 2020 de la NFL enfrenta un problema económico sin seguridad de aficionados en los inmuebles y cuando lo haga, será a una capacidad reducida. Para mitigar el impacto esta campaña, los equipos podrán vender publicidad y patrocinios en las fundas de los asientos. Según algunos ejecutivos consultados por Forbes, esto equivaldría a un tercio de los ingresos publicitarios normales del estadio.

Además, la liga contrajo una nueva deuda de 3,200 millones de dólares, de los cuales 2,700 serán para que los equipos hagan frente a deudas anteriores, según Fitch Ratings, cita Sportico. También se amplió el límite de deuda de los clubes de 350 millones a 500. De acuerdo con Chad Lewis, director senior de Fitch Ratings, la deuda total de la NFL ronda los 10,000 millones de dólares, el 58.8% de los ingresos de 2019.

El valor total de las franquicias de la NFL es de 99,200 millones, por lo que la deuda representa el 10.1% del valor de los equipos. Fitch asignó calificaciones A o A+ a toda la nueva deuda, un testimonio de la solidez del negocio de la NFL a pesar de la interrupción de la pandemia. Se trata de la liga más vista en Estados Unidos y se espera que su próxima ronda de acuerdos mediáticos, ahora en negociaciones, pague un promedio de alrededor de 15,000 millones de dólares anuales a partir de 2023.

“Las calificaciones A+ y A reflejan la posición de la liga deportiva profesional más popular en los Estados Unidos, su modelo económico sólido y de prestigio incluye contratos de televisión de varios años y otros ingresos compartidos entre los clubes miembros, un historial probado de políticas financieras conservadoras y un nuevo convenio colectivo (CBA) con su sindicato de jugadores que incluye un tope salarial ‘estricto’”, valoró Fitch.

NFL 2020 en números

La fuerza publicitaria de la NFL

Los juegos de los domingos de la temporada pasada en CBS y Fox alcanzaron la cifra de 24.3 millones de espectadores y un rating de 13.4, que marcó una mejora del 8% y del 6% respectivamente en comparación con 2018.

Las cifras prometen ser más altas esta temporada debido al disminuido futbol americano colegial y la poca programación de entretenimiento en horario estelar. La NFL puede llegar a ser el único juego en una ciudad para los anunciantes de televisión.

La temporada pasada fue la segunda en la que las emisoras de la liga tuvieron un aumento del 5% en sus juegos. NBC tuvo el horario estelar con el Sunday Night Football, con un promedio de 20 millones de espectadores y un rating de 11.3. Los juegos de la NFL representaron 41 de las 50 transmisiones más vistas del año y 73 de las 100 principales.

NBC transmitió anoche el juego de apertura entre Chiefs y Texans y vendió todos sus espacios publicitarios para la transmisión. El costo unitario promedio por 30 segundos de tiempo de transmisión en Sunday Night Football fue de 640,000 dólares, según las estimaciones del Standard Media Index (SMI) para 2019. La última temporada, NBC tuvo unos 762 millones en ingresos por ventas de anuncios según el SMI.

Dan Lovinger, vicepresidente ejecutivo de venta publicitaria en NBC Sports, dijo que la cadena disfruta del botín de un fuerte mercado publicitario de la NFL, ya que el gasto se ha mantenido estable. “Nos vemos muy fuertes en todos los ámbitos durante septiembre y octubre”.

En gasto por categoría, NBC tiene un crecimiento significativo en el gasto de compañías de seguros, las marcas farmacéuticas y los proveedores de bienes de consumo envasados. También esperan que alguno de los candidatos presidenciales en Estados Unidos compre tiempo publicitario en las transmisiones de horario estelar. Según estimaciones de iSpot.tv, la campaña Biden for President ha gastado casi 10 millones de dólares en tiempo de televisión nacional desde que se reanudó la temporada de la NBA el 30 de julio.

Esto mirada publicitaria es positiva y da por sentado que la temporada se llevará sin contratiempo por el Covid-19, tal como hasta ahora ha hecho el golf y la MLB, que emplean un protocolo que descarta el modelo burbuja, al que se apegaron la NHL y la NBA.

“El golf no es un deporte de burbujas y se las han arreglado para que funcione. ... Creo que la NFL también hará que funcione y pondrán un gran producto en el campo cada semana”, proyecta Dan Lovinger.

[email protected]