El rugido dejó de sonar solo en San Nicolás de los Garza y ha alcanzado al mundo. Tigres vive su primera participación en un Mundial de Clubes en este 2021 y con ello maximiza las opciones de exposición global de su propio nombre y de las marcas que le rodean, como Cemex y la Universidad Autónoma de Nuevo León.

“Significa el poder coronar una estrategia que lleva ya muchos años iniciada con este objetivo, primero de dar ese paso en un tema nacional y después en lo internacional, ir ganando cada vez mayor afición y poder capitalizar las inversiones realizadas”, analiza Armando Escamilla, experto en gestión de patrocinios deportivos, en entrevista con El Economista.

De 2010 a 2020, Tigres ha ganado cinco ligas, es decir, el 71% de sus títulos de Primera División pese a contar con más de 60 años de vida. En este mismo periodo también han ganado una copa, tres campeones de campeones, una Campeones Cup y la ansiada Concachampions.

Dicho palmarés es un factor clave para ganar nuevos fans y potenciales consumidores, explica Escamilla: “A nivel de resultados deportivos Tigres sin duda está a la altura de los llamados ‘grandes’ del futbol mexicano; en el tema de convocatoria, ruido mediático y alcance es donde están trabajando y el Mundial de Clubes les va a ayudar a que los aficionados jóvenes que están eligiendo hoy un equipo tengan esta referencia de decir ‘a mí me tocó el Tigres de Gignac y por eso, aunque soy de la Ciudad de México, por supuesto que le voy a Tigres’. Esa parte va enamorando a una generación y lo están haciendo correctamente para incrementar su alcance de marca y ganar más aficionados”.

De acuerdo a Consulta Mitofsky, en 2019 Tigres alcanzó por primera vez el cuarto lugar como equipo favorito en México, desplazando a Pumas. En 2020 regresó al quinto sitio, pero aún así es el puesto más alto fuera de los ‘cuatro grandes’. El cambio ha sido notorio. En 2008 los Tigres eran décimo lugar de popularidad nacional debajo de Atlas y Necaxa.

Sus logros han potenciado el crecimiento de los fans, pero detrás de esos campeonatos está el respaldo de Cemex, una organización que ganó más de 252 millones de pesos en 2020 y que, por ello, fue clasificada como la número 12 en el ranking de empresas más importantes de México y la número uno en la categoría de cementos y materiales, según el medio Expansión.

“Cemex, desde el tema corporativo hasta el deportivo, tiene un conjunto de buenas prácticas que al final del día logran mostrarse como esta ventana de resultados”. El poderío económico de esta empresa se refleja en la armadura del equipo. Según cifras de Transfermarkt, Tigres es el cuarto equipo que más ha invertido en fichajes en la Liga MX de 2015 a 2020 con un saldo de 87 millones de euros, solo debajo de Cruz Azul (108 millones), Rayados (91.5) y Chivas (91).

Desde la perspectiva de Escamilla, socio director de la agencia Patroria, los Tigres tienen todo que ganar en su participación en el Mundial de Clubes, ya que FIFA y Qatar se encargan de los gastos de traslados, hospedajes y alimentación, mientras que al club felino se le abren diversas fuentes de ingresos.

Lanzaron un jersey especial para la justa en la que solo figura Cemex como sponsor, además de la U en alusión a la UANL. El costo es de 1,999 pesos, 500 más que la playera tradicional de la temporada 2020-21: “Con este nuevo diseño, lograron una playera de colección que todo mundo querrá tener en su y que te podrá dar ventas por más de un año porque no tiene vigencia. Esto será el boom, seguramente se agotará”.

Además, el solo hecho de participar le garantiza a Tigres un ingreso de un millón de dólares, señala Armando Escamilla, y de acuerdo a reportes del medio especializado en finanzas deportivas, Sportekz, los equipos semifinalistas del Mundial de Clubes recibirán entre tres y cuatro millones de dólares. Si los felinos son campeones recibirían seis millones, y si son subcampeones, cinco.

Compartir instalaciones con clubes como Bayern Múnich y Palmeiras también abre la posibilidad de “poder acercarte a estas instituciones y armar un networking más fuerte, mejorar las alianzas internacionales y ganar reconocimiento internacional que influya a que otros jugadores acepten venir al club como refuerzos porque estar en Tigres una gran vitrina”.

Para el especialista, Tigres es un referente del marketing deportivo en México: “lo han hecho muy bien, lograron capitalizar y entender muy bien, aprovechar muy bien lo que tenían y tanto así que su ex directora de marketing (Beatriz Ramos) llegó a la selección nacional. Sí han marcado una pauta de cómo poder aprovechar y gestionar correctamente una afición que podría ser local y de nicho a cómo irla abriendo (a nivel nacional)”.

Tigres enfrentará a Palmeiras en las semifinales y de avanzar, jugaría la final el jueves 11 de febrero contra el vencedor del Bayern Múnich (campeón de Europa) y el Al Ahly (campeón de África). Ningún equipo mexicano ha avanzado a la final de esta copa en 15 participaciones.

fredi.figueroa@eleconomista.mx