Este 19 de enero, la Federación Mexicana de Futbol confirmó a Mónica Vergara como nueva directora técnica de la selección femenil mayor apenas un día después de despedir a Christopher Cuéllar. Significa la llegada de una mujer al banquillo nacional por primera vez en  más de 50 años de historia.

De los últimos 20 años, 16 fueron dirigidos por Leonardo Cuéllar, dos más por su hijo Christopher y dos más por Roberto Medina, quien no logró clasificar al Tri al mundial de Francia 2019.

Desde el cese de Leonardo, el nombre de Mónica Vergara sonaba para asumir el cargo, pero no se concretó hasta el 2021, lo que representa romper un paradigma deportivo y de estructura.

“Es la oportunidad de promover la figura de las mujeres en la estructura del futbol femenil mexicano”, analiza Claudia Pedraza, investigadora especialista en temas de género y deporte en entrevista con El Economista.

Agrega que el nuevo cargo de Vergara, quien fue subcampeona mundial sub 17 en 2018 y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud 2014, se debe entender desde dos perspectivas:

“Simbólicamente, es un avance en el desarrollo del futbol femenil porque repercute en el impulso y promoción para las mujeres entrenadoras. Por el lado deportivo, su experiencia, capacidad y preparación nos da a entender que, junto al momento que viven las jugadoras en la Liga MX femenil, pone muy altas las expectativas de la selección”.

La llegada de Mónica Vergara se da en un contexto en el que la Liga MX femenil tiene la mayor cantidad de entrenadoras en su historia (seis) y jugadoras egresadas de esta competencia han dado el salto a Europa, como Rubí Soto y Cecilia Santiago.

“La estructura del futbol femenil en México sigue dando pasos moderados, pero necesarios. Siguen haciendo falta muchas otras cosas, pero el camino es este. Es un paso que da el impulso para los siguientes, que podrían ser el tener más entrenadoras en la Liga MX o más mujeres en puestos de decisión de la FMF. Estamos todavía muy lejos de las referencias a nivel internacional, pero creo que se está avanzando”, menciona Pedraza.

Yon de Luisa y Gerardo Torrado, presidente y director deportivo de la FMF, respectivamente, también anunciaron a Maribel Domínguez (máxima goleadora en la historia de la selección) como entrenadora de la sub 20 y a Ana Galindo como entrenadora de la sub 17.

“Siempre tuve la esperanza de que el fútbol femenil en nuestro país creciera, soñaba con eso, después pasamos a tener mucha fe para creer que había esos espacios y ahora nos toca poner esa valentía para hacer que eso se lleve a cabo”, declaró Mónica Vergara tras su presentación este 19 de enero.

Para la académica Claudia Pedraza, la experiencia de Mónica como jugadora será un factor clave en la confianza con las jugadoras y hasta en la comunicación de la selección femenil: “Estamos hablando de alguien que conoce los compromisos deportivos, tácticos, estratégicos y sociales que existen en el futbol femenil”.

Continúa: “El haber enfrentado las diferentes etapas del futbol femenil en México le da una visión de comprender cuáles son las carencias, ausencias y puntos débiles que ella enfrentó como jugadora y que ha visto que han enfrentado otras jugadoras. Eso es sumamente valioso porque le da una perspectiva global de lo que se puede y se necesita realizar para impulsar el futbol femenil en México”.

Agrega que esta decisión incluso fue tomada por estrategia de la FMF: “Hace un movimiento muy inteligente para ganar puntos a nivel internacional frente a FIFA, medios de comunicación y la comunidad internacional del futbol femenil. (La FMF) no está haciendo esto nada más por buena onda, sino que también conoce las implicaciones que tiene a nivel de imagen pública tener a una mujer como entrenadora”.

Vergara fue parte de la plantilla mexicana que participó por primera vez en una Copa del Mundo en Estados Unidos en 1999, además del torneo olímpico en Atenas 2004, experiencia que será clave en su nuevo cargo, en opinión de Claudia Pedraza: “es una mujer que no llega concentrada solo en el equipo, sino en cómo generar un proyecto para impulsar el futbol femenil y así tener mejores actuaciones. Tiene la perspectiva de que el crecimiento de la selección mayor solo puede darse cuando exista un proyecto que impulse desde la base al futbol femenil en sus diferentes categorías y ámbitos y conociendo cuáles son los puntos flacos que existen en los procesos de formación de jugadoras”.

Respecto a eso, la académica augura que la figura de Vergara podrá “abrir nuevos canales de vinculación con los clubes de la Liga MX femenil” que puedan nutrir su trabajo en selección mayor, ya que en 2019, Roberto Medina señaló que el no clasificar al mundial de Francia se debía, entre otros factores, a que “la mayoría de nuestras niñas llegaron cuatro días antes del evento y lastimosamente todas en ritmo muy disparejo”.

fredi.figueroa@eleconomista.mx