Todo está en su mente. En la exigencia que tiene hacia sí mismo, en su capacidad de adaptación. No importa que sea el delantero de moda, el más temido, el actual campeón de goleo. Iván Alonso no sabe de poses, de soberbia, de triunfalismos. El atacante uruguayo de Toluca no se deja llevar por los éxitos, lejos de ello, el charrúa asegura ser autocrítico, porque el día en que se olvide de eso estará a un paso del retiro.

El futbolista, que llegó hace un semestre tras pasar 10 años en Europa en el futbol español, es diferente. Él no sabe de pretextos, ni mucho menos de pedir un periodo de adaptación. Alonso saltó a la cancha, se olvidó de la altura, de la nostalgia y de inmediato comenzó a hablar en la cancha, con goles.

Tras ser cuestionado por El Economista sobre cuál había sido la clave para adaptarse de inmediato, el rompe redes, que encabeza la tabla de goleo individual junto con otros tres futbolistas con cuatro anotaciones, respondió sin dudar que todo está en la mente.

Primero, un factor de cabeza. Vine desde el primer momento pensando que con la altura hay un aspecto fisiológico y también uno mental y después, la rápida adaptación, gracias al recibimiento que me hicieron mis compañeros y el cuerpo técnico, me la pusieron muy fácil. Eso hizo que me acoplara rápido , aseguró.

Tras su paso por el balompié español, hubo quien se atrevió a decir que Iván vendría a México acabado , a retirarse , según explica el charrúa. Pero con un torneo de ensueño en su presentación, el delantero que conquistó el título de goleo con 11 tantos aseguró: Todos ellos deben tener la boca bien cerradita .

Comprometido con la exigencia

Alonso no se desgasta en mirar a quien dude en su capacidad. Lo del atacante es el trabajo diario, la autocrítica, el pensar siempre en el grupo antes que en los éxitos individuales, por ello el futbolista charrúa se define como un jugador que se exige muchísimo, cuando uno deja de exigirse o deja de darle cosas al futbol, es cuando llega la decadencia deportiva.

Sobre todo a mi edad, voy a cumplir 33 años, y si no me exijo… Intento fijarme objetivos a corto plazo y luego veo por qué sí se cumplieron y por qué no se lograron, pero cuando uno intenta darlo todo, para cumplirlo se tiene que sentir satisfecho, y lo mío es eso, seguir creciendo y alimentándome de cosas buenas del futbol, porque si no es cuando llega el retiro .

La virtud del delantero escarlata no sólo se da en la cancha, sino también fuera de ella, porque lejos de aceptar sentirse como un héroe, asegura: El que está enrachado es el equipo, un delantero enrachado sin oportunidades no existe, no hace gol, quien anda bien es el club. Son una conclusión del trabajo en equipo .

Con un torneo en México (ahora jugando su segundo), habló de las diferencias entre nuestra Liga y el futbol europeo. Son totalmente distintos. Allá se juega con las canchas mojadas y acá secas, yo vine de jugar en canchas muy rápidas y acá son muy lentas.

Aquí el aspecto físico es fundamental, el que no esté bien en ese aspecto sufre, porque cada equipo saca ventaja de la condición climatológica de su ciudad .

Iván dejó claro que nunca se detuvo a pensar si la gente podría compararlo con José Saturnino Cardozo y aseguró que espera seguir muchos años más acá que los dos de contrato que tengo, ojalá así lo pueda hacer. Llegué a Toluca y me gustaría despedirme del futbol mexicano jugando aquí .

[email protected]