Roma. El Milán recuperó provisionalmente el liderato de la liga italiana de futbol, con un triunfo por 1-0 en Verona ante el Chievo, en el partido de apertura de la jornada 32, con lo que logró presionar a la Juventus, que recibe el miércoles a la Lazio.

Antes de esta jornada, el equipo turinés tenía un punto más que los rossoneri, que con estos tres puntos en Verona se ponen primeros con dos más, aunque sabiendo que un triunfo de su rival les volvería a relegar a la segunda posición.

La victoria de los hombres de Massimiliano Allegri ante el Chievo llegó gracias al gol en la primera parte del ghanés Sulley Muntari (minuto 8). El Milán, a pesar de pasarlo mal en la segunda mitad, pudo mantener una victoria tan corta como importante en su intento de revalidar el Scudetto.

El Milán detuvo su mala racha y se reencontró con el triunfo, después de dos semanas negativas, en las que perdió el liderato de la Serie A tras encadenar un empate en Catania (1-1) y caer en casa con la Fiorentina (2-1).

Entre un resultado y otro, el equipo había quedado además eliminado en los cuartos de final de la Liga de Campeones, al perder 3-1 frente al FC Barcelona en el Camp Nou.

"Incluso cuando teníamos cuatro puntos de ventaja como líderes, había una campaña mediática en espera de nuestra derrota. Tendrán que esperar para nuestro funeral", comentó, satisfecho y desafiante, Allegri a la cadena de televisión Sky Sport.

En el partido de este martes, la defensa del Milán pudo por fin terminar a cero, tras los fallos de la última semana, que obligaron a Allegri a hacer cambios de entrada y sentar en el banquillo al francés Philippe Mexes, con una dupla entre Alessandro Nesta y el colombiano Mario Yepes en el centro de la zaga.

El Milán, que se sobrepuso a las bajas de 10 lesiones y dos jugadores suspendidos, consiguió el gol con un certero disparo desde 30 metros por parte de Muntari.

Los locales presionaron hasta el final en busca del empate y estuvieron cerca de lograrlo, llegando a ver cómo se les anulaba dos tantos por fuera de juego (24, 90+6).

El Chievo, por su parte, queda noveno y sufre un golpe serio en su intento de acercarse a las posiciones que dan acceso a las competiciones europeas de la próxima temporada.

El miércoles, la 32 jornada italiana continuará con ocho partidos, entre los que destacará el estelar entre Juventus (2) y Lazio (3), en Turín, crucial en la lucha por el título para los primeros y en la carrera por asegurar la clasificación para la Liga de Campeones en el caso de los romanos.

Esperando un tropiezo de la Lazio estarán el Udinese (4) y el Nápoles (5), que juegan respectivamente ante la Roma (6) y el Atalanta (13).

El nuevo Inter de Milán (7) de Andrea Stramaccioni intentará seguir corrigiendo el rumbo para clasificarse para las competiciones europeas, en un partido delicado ante el Siena (10) en la capital lombarda.

Para el jueves quedará el último encuentro, en el que el Bolonia (14) y el Cagliari (12) se enfrentan con la misión de alejarse de la zona de peligro.