Los Angeles.- En un cotejo que fue muy cerrado y de mucho contacto físico durante poco más de tres períodos, el Calor de Miami tomó la delantera en la final de la Conferencia Este de la NBA al derrotar en el tercer juego a Toros de Chicago por 96 a 85.

Con este resultado, la quinteta de Miami toma la ventaja en la final de la Conferencia Este de la NBA por dos juegos a uno y será el próximo lunes cuando se efectúe en el American Airlines Arena de esta ciudad el cuarto desafío.

Si bien el marcador muestra un predominio del equipo de casa, la verdad es que durante tres períodos y a falta de cinco minutos para finalizar el último cuarto el resultado era incierto, ya que Miami lograba pequeñas ventajas de entre dos y seis puntos que Chicago o se encargaba se quedaran así o lograba descontarla acercándose a uno o dos unidades.

Fue después que Chicago se acercó 66-68 cuando el cuadro local sentenció el partido al montar una ofensiva que tuvo un parcial de 20-6 que le permitió tomar el control del marcador y no volver a preocuparse por su oponente.

Por Miami (10-3) sus mejores anotadores fueron Chris Bosh quien encestó 34 puntos, LeBron James consiguió 22 y tuvo 10 asistencias en tanto que Dwyane Wade finalizó con 17 unidades.

Por Chicago (9-5) sus mejores canasteros fueron Carlos Boozer quien consiguió 26 puntos y atrapó 17 rebotes, Derrick Rose colaboró con 20, el sudanés Luol Deng contribuyó con 14 y Taj Gibson terminó con 11 unidades.

MULTAN A JOAKIM NOAH

La NBA multó hoy con 50,000 dólares al centro de Toros de Chicago, Joakim Noah, por utilizar "un termino degradatorio y ofensivo" con un aficionado del Calor de Miami, en la derrota de su equipo el domingo en las finales de la Coferencia del Este.

Noah reiteró sus disculpas por la ofensa el lunes y dijo que aceptaría las consecuencias de su conducta durante el tercer juego de la serie.

El jugador, hijo del ex tenista Yannick Noah, fue captado por las cámaras de televisión cuando decía la mala palabra, seguida de un insulto homofóbico.

Después del partido, Noah dijo que "estaba frustrado, perdió la cabeza y no quería faltarle el respeto a nadie".

"El aficionado me dijo algo que pensé que era irrespetuoso, dije cosas que no debía haber dicho", señaló el ex jugador de la Universidad de Florida, en declaraciones a la prensa.

El mes pasado, el guardia de Lakers de Los Angeles, Kobe Bryant, fue sancionado por la NBA con 100,000 dólares por insultar a un árbitro con una ofensa similar.

apr