Aunque Lionel Messi no está teniendo la actividad que se esperaba en cuanto a minutos en su primera temporada con el PSG, su calidad le basta para seguir rompiendo récords. El argentino marcó un doblete en el cierre de la fase de grupos de la Champions League 2021-22 y eso le sirvió no solo para obtener su segunda mejor cuota de los últimos cinco años en esta instancia, sino también para superar a Pelé en un registro histórico.

Messi llegó a 758 goles en su carrera y desbancó a Edson Arantes Do Nascimento como el segundo mejor goleador a nivel profesional de todos los tiempos, una lista que encabeza Cristiano Ronaldo con 800 tantos, pero en la que el llamado ‘O Rei’ ya quedó en tercer puesto con 757.

El escenario para lograr esta hazaña fue el Parque de los Príncipes de París, donde un calificado PSG recibió a un eliminado Brujas (Bélgica) para la jornada 6 de la fase grupal de la actual Champions. Messi marcó los tantos al 38’ y al 76’, este último por vía penal, para consagrarse como sublíder goleador de la historia, siendo dos años más joven que Cristiano Ronaldo como para poder alcanzarlo o incluso superarlo.

Además, con este doblete Messi cerró la fase de grupos con cinco tantos, su segunda mejor cifra del más reciente lustro. Todavía con el Barcelona, había cerrado las últimas dos primeras rondas con tres y dos goles, respectivamente, aunque en la 2018-19 logró un total de seis. No obstante, su mejor récord es el de la 2016-17, cuando logró una decena de dianas en los seis juegos grupales.

Cabe recalcar que Lionel Messi se perdió uno de los seis partidos de la actual fase de grupos por una lesión en la rodilla, que fue la visita al Red Bull Leipzig en la jornada 4. Fuera de ello, el argentino jugó los 90 minutos de los otros cinco cotejos, logrando dobletes contra Brujas y justamente ante Leipzig, pero en terreno local.

El rubro donde el argentino ha quedado a deber hasta el momento son las asistencias, ya que no tiene ni una sola, mientras que recientemente llegó a sumar hasta cuatro (en la temporada 2019-20). La última edición de Champions en la que Messi se fue en blanco en pases para gol fue la 2013-14 y de ahí hay que remontarse hasta la 2009-10.

No obstante, la actuación de Messi en Champions contrasta con sus escasas cifras en el torneo liguero de Francia. Allí, el flamante refuerzo del PSG apenas ha jugado nueve de 17 partidos posibles, lo que lo deja con solo 685 minutos en cancha contra 1,530 que se han disputado.

En cuanto a goles y asistencias solo tiene una y tres, respectivamente, mientras que a estas alturas con el Barcelona en el último año tenía cuatro y dos. Su explosividad se notó aún más un año antes, en la 2019-20, cuando sumaba 12 anotaciones y cinco pases para gol (hasta el 7 de diciembre) a pesar de que solo había disputado 810 minutos de 1,440 posibles.

En este primer semestre con el PSG, Messi ha sido aquejado por déficits de entrenamiento, moretones, una lesión de rodilla y las convocatorias a las eliminatorias sudamericanas con la selección de Argentina, razones que le han permitido jugar solo el 44% del tiempo posible dentro de la Ligue 1 de Francia.

A pesar de ello, es el segundo máximo anotador del PSG en lo que va de la temporada con seis tantos en 14 partidos totales, solo debajo de los 11 de Kylian Mbappé en 22 juegos. Mauro Icardi, Ángel Di María y Neymar se ubican con la mitad de goles que Messi (tres cada uno), a pesar de que el brasileño suma más minutos totales (entre Champions, liga y copa) que el actual ganador del Balón de Oro.