Los ojos de Rory McIlroy se llenaron de lágrimas mientras consideraba lo que había hecho y lo que todo eso significaba. Mucho había cambiado y, sin embargo, seguía allí, todavía era una fuerza a tener en cuenta, especialmente en Quail Hollow.

Después de algunos momentos de ansiedad en el hoyo 18, McIlroy rescató un bogey para un 68 de 3 bajo par que lo dejó en 10 bajo par y uno por delante de Abraham Ancer (66) en el Campeonato de Wells Fargo.

"Sí, este lugar ha sido bueno para mí. Desde que vi por primera vez este campo de golf, me encantó, desde la primera vez que lo jugué, y ese amor ha sido correspondido. He jugado muy bien aquí a lo largo de los años ", dijo McIlroy.

Fue un domingo que marcó la victoria 19 de McIlroy en el PGA Tour y la tercera en Wells Fargo (2010, 2015, 2021). También es la primera vez que gana un torneo tres veces, lo que él calificó de "bastante bueno" y, sin embargo, eso parecía relativamente poco importante si se comparaba con el hecho de que estaba ganando en absoluto.

Habían pasado 553 días desde que Rory McIlroy ganó el Campeonato Mundial de Golf-HSBC Champions. Entró en el torneo de Wells Fargo en el puesto 15 en el ranking mundial oficial de golf, el más bajo desde finales de 2009, y en el puesto 51 en la FedExCup.

El golf de McIlroy empeoró esta temporada después de que Bryson DeChambeau se abriera camino hacia la victoria en el Abierto de Estados Unidos, perdió su swing y después de una ronda final de 76 en el Arnold Palmer Invitational (T10, ocho detrás de DeChambeau) en marzo pasado, dijo que estaba "abatido" y "tal vez buscando ir en una dirección diferente". 

También falló en los cortes en el The Players Championship y el Masters, se fue de vacaciones a las Bahamas, volvió a casa y siguió trabajando. En 10 aperturas en Wells Fargo, ahora tiene ocho resultados entre los 10 primeros, incluidas tres victorias. Disparó un récord de campo de 62 para ganar en 2010 y rompió su propio récord con 61 en su victoria de 2015. Esta fue su primera victoria como padre y la primera con su nuevo entrenador, Pete Cowen; también ha estado trabajando con el psicólogo deportivo Bob Rotella.

Ancer, cerca del triunfo

El mexicano Abraham Ancer quedó a solo un golpe del líder Rory McIlroy en el cierre del torneo en Charlotte, North Carolina. Este ha sido el mejor resultado que le permitió superar a rivales como el noruego Viktor Hovland y el estadounidense Keith Mitchell y es su mejor posición en lo que va del 2021. En el Shriners Hospitals for Children Open quedó en la cuarta plaza y en el Valspar Championship acabó en el quinto lugar, para un acumulado de más de dos millones de dólares en lo que va del 2021.

Además de esto, es la cuarta vez en el año que acaba en el Top 10. El jalisciense Carlos Ortiz terminó clasificado en el lugar 65, luego de 290 golpes.

Ancer también ganó el Abierto de Australia 2018 en condiciones de viento. Al igual que Ortiz, vive en Texas y no es ajeno al viento, pero dijo que las condiciones en Quail el viernes por la tarde podrían haber sido incluso más duras que en Australia.

El próximo torneo en el calendario es el AT&T Byron Nelson y, del 20 al 23 de mayo, se jugará el PGA Championship, el segundo Major de la temporada.

deportes@eleconomista.mx