Hay sueños que son incorruptibles. Así son los de Uri Martins, la promesa del ciclismo morelense y mexicano, quien ha sido halagado por ciclistas de renombre como Raúl Alcalá, y que ha trabajado duro, intenso, para convertirlos en una realidad que parece estar cada vez más cerca.

El corredor del equipo Amore & Vita de Italia, que está participando en la Vuelta México Telmex 2014, no se cansa de perseguir, como en una montaña, aquello que desde niño siempre quiso: trascender en un equipo ProTour hoy especialmente le gustaría ir a la escuadra Lampre participar en el Tour de Francia y mantener el nombre de México bien en alto.

Martins, quien hace dos años tomó la oferta de fichar con la escuadra italiana con un contrato por 24 meses, un departamento, dos bicicletas y un sueldo fijo en euros, reconoció en entrevista con El Economista que estar hoy en la mira de equipos como Lampre no ha sido sencillo.

El primer año fue muy duro, hasta mitad de la temporada comencé a finalizar las carreras, estaba lejos de mi familia, me costó acostumbrarme a la alimentación , explica.

Entonces, Uri entendió que no podía estar un paso atrás. El mexicano cayó en la cuenta de que necesitaba un impulso extra, fue entonces que contraté a mi entrenador David Morelli, quien entrenó en la década de los años 90 a Marco Pantani .

Fue entonces que en septiembre del 2012 dio su primer resultado y de ahí subió a un podio en Grecia, fue 21 en Italia, en la vuelta a China del año pasado también llegó al podio, corrió el Mundial siendo el primer mexicano en correr en la contrarreloj contra profesionales una Copa del Mundo…

Ha sido maravilloso , dice mientras su mirada expresa emoción. Tan maravilloso que hoy está en la mira del Lampre italiano, equipo que le propuso un contrato para esta temporada, pero no me convenían las fechas de competencia. Amore & Vita tenía mejor calendario y preferí quedarme aquí, aunque el próximo año quiero saltar a Lampre, a alguna escuadra italiana o a alguna europea, pero que sea ProTour .

Y es que el sueño mayor de Uri permanece anclado en los Pirineos italianos desde que inicié, el Tour de Francia es mi máximo sueño, aunque veo el Giro de Italia más Cerca, porque con los que compito cada semana participan en el Giro..., estamos en el mismo nivel, sólo es cuestión de que mi equipo pueda inscribirse .

Pero como todo, su vida en el ciclismo ha tenido claroscuros, sobre todo porque reconoce que la sombra del dopaje de Lance Armstrong y la trampa en el deporte llevó a algunos equipos como el suyo a vivir momentos difíciles.

Sin duda nos perjudicó a todos, muchos sponsors en el 2013 se vinieron abajo, no había patrocinios para vuelos, varias cosas nos perjudicaron. Hoy está mucho más controlado, es totalmente limpio.

Además, el tipo de entrenamiento se ha cambiado, hay más descanso, no como antes, que eran unas friegas increíbles. Ahora es un ciclismo totalmente diferente, del que me siento orgulloso de formar parte , concluyó.