A Mariano Trujillo la vida lo ha llevado a lugares y circunstancias en las que él nunca se imaginó. Se había retirado, pero volvió a las canchas; luego saltó a los estudios de televisión, para ser parte del equipo de Fox Sports en Estados Unidos, y hoy aspira a dirigir un equipo.

El ex futbolista de Pumas, Morelia, Atlante, Chivas USA y Jaguares charló con El Economista y compartió cómo ha vivido la transición que implica la decisión de abandonar el balompié profesional. Primero, Mariano detalló el por qué decidió retirarse por primera ocasión cuando era futbolista de Chivas USA, en el 2011.

Me sentía muy cansado mentalmente, la verdad es que no jugué mucho y tuve algunos problemas con el entrenador, no personales sino de ideología futbolística, entonces decidí hacerme a un lado, retirarme. No tenía bien claro lo que quería hacer, estuve prácticamente seis meses sin hacer nada hasta que el Profe Cruz me invitó a ser asistente técnico con Jaguares, equipo con el que cumplí esa función y también regresé a jugar algunos partidos .

Tras seis meses en los que no realizó ninguna actividad, Trujillo decidió que luego de 17 años de carrera lo que más importancia debería tener en su vida sería su familia, misma que junto con su paso de un año en Chiapas, en la que formó parte del cuerpo técnico de José Guadalupe Cruz, le permitieron que el paso del retiro definitivo no fuera tan complicado. El adiós definitivo como futbolista fue en el 2013.

Una vez que salió de Chiapas, al ex volante surgido de las fuerzas básicas de Pumas le llegó la oportunidad de incursionar en un ámbito en el que siempre había tenido la inquietud de desempeñarse: la televisión. Me invitó la Cadena Fox Soccer para colaborar en la Copa Oro. Fue un reto importante porque fue en un idioma que no es el mío y porque es diferente estar en la cámara y recibir indicaciones.

Me gustó mucho, me atrapó y gracias a dios estuvieron muy contentos y han salido más posibilidades de seguir trabajando con ellos, ahora en Fox Deportes, entonces como sigo viendo partidos y analizando los juegos no ha sido tan difícil el cambio .

Si bien el analista de Fox Sports se siente contento y cómodo ante las cámaras, tiene claro que en algún momento quiere ser entrenador, aunque eso sí, siempre teniendo como prioridad a su familia. Tengo el gusanito de dirigir pero estoy priorizando a la familia, quiero hacerlo en el momento y equipo adecuado, que todas las piezas estén bien acomodadas para que la familia y el trabajo estén bien.

No me pongo metas a largo plazo, a corto es continuar con Fox, en donde hago la Champions y la Copa Libertadores , concluyó.

carlos.herrera@eleconomista.mx