La defensiva de New England limitó a menos de 300 yardas totales a Los Angeles Rams, la segunda mejor ofensiva de la NFL, para vencerlos 13-3 y empatar a los Pittsburgh Steelers como la franquicia más ganadora de la Liga.

La mejor versión de Tom Brady se quedó en Foxborough. Pudo ser una tragedia para la dinastía más dominante en la historia de la NFL, pero los New England Patriots encontraron la forma de añadir otro capítulo a su brillante historia contemporánea, gracias a su defensiva que detuvo y venció 13 a Los Angeles Rams en el Super Bowl LIII.