Falcons y Patriotas no dejaron nada a la duda. Su pase al Super Bowl fue contundente y claro. Nada de juegos dramáticos, ni de cuestiones de último segundo, ni partidos cerrados, nada. Atlanta y Nueva Inglaterra disputarán el título Vince Lombardi porque ganaron sus respectivas finales de conferencia con relativa comodidad.

Falcons demostraron su gran poder ofensivo para liquidar 44-21 a los Green Bay Packers y en el partido de la tarde los Patriotas hicieron lo propio para derrotar -también con cierta comodidad- a los Pittsburgh Steelers por 36-17.

Así a la cita en el NRG Stadium, en Houston, Texas, acudirán los representativos de Atlanta y de New England.

Los Falcons eliminaron a los Packers, mientras que los Patriots se encargaron de limitar las opciones de los Steelers. Brady y compañía dominaron a Pittsburgh, y se coronaron campeones de la Conferencia Americana.

Aunque los líderes de ambos representativos conocen dicha instancia, fue Tom Brady, quarterback de los Patriots, el que logró una mejor actuación. Brady acumuló 384 yardas, completó 32 de 42 de sus pases, dio tres pases para anotación. Los pupilos de Bill Belichick iniciaron dominando el encuentro, ya que la ventaja en el primer episodio la generaron con un gol de campo de 31 yardas de Stephen Gostkowski y un pase de 16 yardas de Tom Brady a Chris Hogan.

Bill enfrentará su séptimo Super Bowl. En total, acumularon cuatro touchdown y tres goles de campo.

Mientras que este será el séptimo SB para Tom Brady, quien acumula nueve juegos de postemporada con tres touch downs.

Para el segundo capítulo del encuentro, Green Bay acumuló una anotación, con un acarreo de 4 yardas de DeAngelo Williams y un gol de campo de Chris Boswell (23 yardas). El equipo que lidera Ben Roethlisberger volvió a realizar cambios en el marcador hasta el último cuarto. La actuación de Ben se resumió en 314 yardas, fue efectivo en el 65% de sus envíos y dio un pase para anotación.

Los Falcons esperaron 18 años para volver a disputar un Super Bowl y el cual significará el segundo ocasión en 51 años de historia de la organización, la cual nunca ha ganado un campeonato. El mariscal de campo, Matt Ryan, y el receptor, Julio Jones, fueron los que ocasionaron que el equipo pudiera asegurar su lugar en el partido que se diputara el próximo 5 de febrero.

La franquicia de Atlanta se coronó campeón de la Conferencia Nacional, tras vencer a los Green Bay Packers, por un marcador de 44-21. Ryan y compañía desde el inicio del encuentro impusieron sus condiciones en el Georgia Dome.

Ryan completó 27 de 38 pases, acumuló 392 yardas, dio cuatro pases de anotación y en una ocasión se encargó de llevar el ovoide hasta la zona de anotación, con lo cual se colocó como el primer quarterback en la historia de la NFL al registrar al menos 3 o más pases de touchdown en duelos sucesivos de playoffs.

En tanto, Julio Jones registró nueve recepciones para 180 yardas y dos TD.

Jugamos muy bien en los tres primeros cuartos. Hicimos exactamente lo que hemos estado haciendo todo el año, se siente muy bien , indicó Ryan.

La primero parte del encuentro, los Packers fallaron un gol de campo y una pérdida de balón permitió que sus rivales incrementaran la diferencia en la pizarra.

Al finalizar los dos primeros episodios del encuentro, los Falcons acumulaban tres anotaciones y un gol de campo y el marcador era de 24-0.

Green Bay se esforzó por remontar. El primer pase de anotación del mariscal de campo de los Packers, Aaron Rodgers, fue para Davante Adams, de dos yardas, en el tercer cuarto. Rodgers fue efectivo en el 60% de sus pases, acumuló 287 yardas, dio tres pases para touchdown y fue capturado en dos ocasiones.

El mariscal de campo de Atlanta explicó que la estrategia del equipo se basó en no dejar respirar a Green Bay y atacar todo el tiempo.

Sabíamos que ir en contra de Green Bay y Aaron Rodgers nunca termina , añadió. (Con información de agencias)