Al menos una decena de equipos de la NFL se ha visto afectado por lesiones en apenas dos jornadas transcurridas, y la relevancia en las posiciones de los lastimados es lo que más altera el futuro de diversas franquicias, ya que aún falta un largo camino por recorrer.

Los Pittsburgh Steelers, que han ganado y perdido un duelo en este arranque, sufrieron la lesión de TJ Watt, su liniero defensivo más destacado, durante la semana 2 ante los Raiders. Además, su quarterback, el veterano Ben Roethlisberger (39 años), fue puesto en la lista de lesionados por una dolencia en el pectoral izquierdo. Ambos son dudas para la semana 3 ante Bengals.

A esto se agrega que el socio de Watt en zona baja, Bud Dupree, escapó en la agencia libre en marzo, y los Steelers no pudieron reemplazarlo con un veterano de calibre similar. Los defensores establecidos, Devin Bush y Joe Haden, no jugaron nada el domingo pasado debido a lesiones en la ingle, por lo que Pittsburgh cedió 425 yardas y 26 puntos.

En el tema de quarterbacks, los Chicago Bears también están en la incertidumbre de alinear a su titular, Andy Dalton, quien sufrió una lesión en la rodilla en la victoria 20-17 sobre los Bengals el fin de semana.

El golpe fue tan duro que Dalton tuvo que ser sustituido en el tercer cuarto por el novato Justin Fields, que aunque es uno de los picks más interesantes en la posición de mariscal de campo en 2021 junto a Trevor Lawrence, Mac Jones y Zach Wilson, aún no cuenta con la experiencia suficiente para tomar las riendas de los Bears.

Otro quarterback que abandonó el campo en la semana 2 fue Tua Tagovailoa, en la brutal caída de los Miami Dolphins 35-0 ante los Buffalo Bills. El egresado de la Universidad de Alabama fue reemplazado por Jacoby Brissett, quien solo pudo registrar un 60% de efectividad de pases y fue capturado cuatro veces para irse en blanco.

Uno más fue el quarterback de los Houston Texans, Tyrod Taylor, quien estaba teniendo un excelente día contra los Cleveland Browns, completando 10 de 11 pases para 125 yardas y dos touchdowns (uno por tierra), antes de sufrir una lesión en el tendón de la corva. Taylor no pudo continuar y dio paso a su suplente, Davis Mills.

El caso de los Texans es uno de los más difíciles para su afición, ya que Mills, quien entraría en acción como titular en la semana 3 si Taylor no se recupera, es el tercer quarterback en orden de jerarquía. El primero, Deshaun Watson, continúa inactivo en el equipo por estar enfrentando 22 denuncias por acoso sexual desde la temporada baja.

Dos mariscales de campo más terminaron la semana 2 con golpes, aunque sí finalizaron sus respectivos partidos. Derek Carr guio a Las Vegas Raiders a su segunda victoria ante los Steelers pero es duda ante los Dolphins luego de que un defensor de Pittsburgh se enredara en sus piernas y lo hiciera caer. Carr fue revisado por el cuerpo médico y pudo reingresar, aunque el lunes fue sometido a una resonancia magnética en el tobillo que puso en incertidumbre a Jon Gruden, el entrenador en jefe de Las Vegas.

El otro fue Carson Wentz, de los Indiannapolis Colts, quien faltando siete minutos en el duelo contra Rams (perdieron 24-27), fue golpeado en el tobillo derecho, lo cual ha complicado su situación debido a que también acarrea dolencias en el izquierdo, por lo que el equipo ha decidido hacerle estudios para evaluar el grado de sus esguinces.

No solo los quarterbacks fueron afectados. Los San Francisco 49ers perdieron a Elijah Mitchell (hombro), JaMycal Hasty (tobillo) y Trey Sermon (conmoción cerebral) en su victoria de 17-11 sobre los Philadelphia Eagles. Los 49ers tampoco cuentan en esta temporada con los titulares defensivos Dre Greenlaw (músculo central) y Jason Verrett (ligamento cruzado anterior desgarrado).

Otros equipos con bajas sensibles o dudas para la semana 3 son los Denver Broncos con Bradley Chubb (tobillo); los Cleveland Browns con Baker Mayfield (hombro) y Jarvis Landry (rodilla); así como los Philadelphia Eagles con Brandon Brooks (pectoral) y Brandon Graham (desgarre de tendón de Aquiles), por lo que 10 de los 32 clubes han sido afectados en apenas dos jornadas.

deportes@eleconomista.mx