Francisco Jémez, el técnico que llegó con gran expectación al futbol mexicano para dirigir a Cruz Azul, tiene apenas 10 puntos, es el sitio 15 de la tabla y una productividad de 30 por ciento. A cualquier otro entrenador mexicano ya le habría costado el puesto.

Para no ir muy lejos, en la misma institución cementera han existido ejemplos recientes de que la nacionalidad y el ruido que pueda generar un director técnico puede influir en su futuro. El caso más cercano es el de Tomás Boy, que en la fecha 13 del Apertura 2016 fue destituido con 41% de efectividad. Antes, en el Apertura 2015, tras 10 juegos dirigidos, Sergio Bueno sumaba 33%, promedio que le costó el puesto.

Tras ser cuestionado por este diario sobre por qué hay más paciencia para extranjeros con renombre que para los estrategas nacionales, Miguel España, director técnico y analista de TDN, opinó que en el caso específico de Jémez hablamos de un proyecto avalado por el Yayo de la Torre (director deportivo de Cruz Azul), quien tuvo mucho que ver en la planeación y en las contrataciones que hizo para su cuerpo técnico .

Poco apoyo, mal general en Liga MX

Lo que sucede con Jémez, quien el viernes por la noche atinó a declarar: No somos tan buenos como la gente piensa , y que además aceptó que están en el lugar que merecen, es un fenómeno que se ha podido observar en otros clubes.

América, otro grande en México, le tuvo mucha paciencia a Ramón Díaz en el Apertura 2008, torneo en el que no calificó y sumó sólo 41.1% de los puntos en disputa, para unos meses más tarde cesarlo con cuatro de 12 puntos, cuando afición y prensa cuestionaron la decisión de mantenerlo.

Cosa totalmente distinta sucedió con Nacho Ambríz, director técnico que se coronó en Concacaf con las Águilas, y que en el Apertura 2016 fue cesado cuando tenía 51.8% de productividad.

Cuando apuestan por un entrenador de renombre que viene del extranjero los contratos son muy costosos, entonces por eso se esperan lo más posible para que el proyecto funcione , analizó Miguel España.

En Guadalajara, también se han aferrado a sus apuestas europeas, como les sucedió con John van ‘t Schip, DT holandés al que mantuvieron todo el Apertura 2012, campaña en la que no calificó, con una efectividad de 45%, firmando un arranque de temporada con un punto de nueve posibles tras tres fechas, y con su primera victoria hasta la jornada cinco.

A Fernando Quirarte, con un arranque casi idéntico, con tres derrotas en el mismo número de semanas, le dieron las gracias en el Clausura 2012. Uno esperaría que puedan tener la misma paciencia con nosotros, pero tienes que adaptarte a la forma en la que se manejan , agregó Miguel España.

Xolos, que luego de que en el Clausura 2014 no calificara con el exentrenador de Venezuela, César Farías, con una efectividad de 47%, le dio la posibilidad de arrancar la siguiente temporada, misma en la que se fue destituido tras cuatro semanas, situación totalmente distinta a la que vivió Daniel Guzmán, quien en el Clausura 2015 obtuvo un rendimiento idéntico, pero al final no tuvo la confianza de seguir.

Ojalá que podamos modificar esto, establecer condiciones, qué deben tener los entrenadores, los jugadores para venir a México porque traer por traer ¿es por negocio o es por resultados? , opinó Hugo Sánchez, técnico mexicano que históricamente se ha quejado del malinchismo en nuestro balompié.