Una de las principales novedades en el Clausura 2020 será la reducción de jugadores extranjeros. Con un máximo en el plantel de 11 jugadores y nueve alineados.

La nueva regla involucra disminuir en mayor medida el número de jugadores no mexicanos de forma gradual, hasta llegar a la temporada 2022-23 en la que los clubes sólo puedan tener nueve en su plantilla y siete en el terreno de juego.

Sin embargo, una de las principales causas por la que los equipos optan por traer extranjeros es debido al elevado que tienen los futbolistas mexicanos consolidados.

“Muchas veces el jugador extranjero es más económico que el jugador mexicano. También es un tema del mercado interno, que los mexicanos tienen una valoración alta y hay clubes que con eso se pueden traer uno o dos extranjeros”, menciona a El Economista, Luis Miguel Salvador, expresidente deportivo de Rayados de Monterrey.

De los equipos pertenecientes al Apertura 2019, tomando como referencia los tres últimos años, los Tiburones Rojos de Veracruz fue el equipo que mayor cantidad de extranjeros obtuvo en su plantilla. Por 12 futbolistas, gastó 6.1 millones de dólares.

Rodolfo Pizarro, en su transferencia de Chivas a Monterrey, su precio fue de 16 millones de dólares. Cantidad casi tres veces mayor a lo que invirtió Veracruz en tres años por jugadores extranjeros.

En esos tres años de fichajes, Atlético de San Luis, FC Juárez y Veracruz gastaron 15 millones. Un jugador titular de la selección mexicana como Pizarro es 1 millón de dólares más caro que el dinero que tres equipos utilizaron por 24 futbolistas.

“La competencia es ley de vida. No es la cantidad de extranjeros, sino la calidad. Creo que sería interesante contar con candados, como lo hacen en Inglaterra, que pueden llegar extranjeros que ya cuenten con cierta cantidad de minutos en selección nacional”, expresa a este diario, el representante de jugadores Gerardo Olvera.

Regulaciones que impliquen contar con jugadores que lleguen a México con experiencia probada. Aunque el nivel de Inglaterra pueda involucrar optar por futbolistas ya probados en sus selecciones, utilizar la misma forma de medición para Liga MX, podría ser complejo.

Sin embargo, se pueden establecer normas que abarquen una cantidad de minutos jugados en los equipos previos.

En búsqueda del desarrollo de jóvenes futbolistas mexicanos, la Federación Mexicana de Futbol implementó la regla conocida como 20/11 en Liga MX, que consta de alinear a jugadores no mayores a los 20 años y 11 meses, en un total de 1,000 minutos durante cada semestre.

Reglamento que Luis Miguel Salvador considera que puede ayudar, aunque la respuesta para el desarrollo de los jóvenes se debería enfocar en el apoyo a las fuerzas básicas.

“No puedes obligar a los equipos a alinear a menores para sacar jugadores. ¿Realmente estás sacando a un jugador? o ¿estás cumpliendo con un reglamento? Hay que generar mejores jugadores mexicanos desde fuerzas básicas, porque la calidad siempre se impone ante cualquier adversidad”, expresó.

[email protected]