Ocho de las 10 naciones más visitadas, según el ranking de Organización Mundial del Turismo, albergan una fecha de la Fórmula 1. Son naciones que en promedio reciben 55.1 millones de turistas.

Un país busca ser sede de una fecha principalmente por el posicionamiento como destino turístico y por la derrama económica que genera. Pero no para todos resulta en una garantía.

Desde el año 2000, seis sedes han renunciado a hospedar una fecha de F1 y siete naciones negociaron nuevamente un contrato, después de periodos de uno a 10 años. Los que regresan en su mayoría celebran la carrera prácticamente en las mismas fechas.

Las sedes que regresaron al calendario de la categoría fueron: Austria, Bahrain, Bélgica, Canadá, Francia y Estados Unidos. Las causas por las que quedaron fuera del calendario son diversas. Por ejemplo, en el caso de Austria, su ausencia fue por remodelaciones en el circuito y problemas financieros. Lo que ahora se conoce como el Red Bull Ring vuelve a albergar a la F1 tras ser adquirido por la empresa de bebidas energéticas. Bélgica se quedó fuera en dos ocasiones, porque en el 2003 se prohibió la publicidad de tabaco y en el 2006 se realizaron remodelaciones al circuito. Francia no estuvo presente por una década por problemas financieros.

La falta de un acuerdo entre el gobierno canadiense y el entonces dueño de la F1, Bernie Ecclestone, provocó que Canadá se quedara fuera en el 2009. Por un contrato de cinco años, el campeonato pedía 114 millones de dólares y el gobierno sólo disponía de 89 millones.

Ahora, es una de la fechas que tiene asegurado su lugar hasta el 2029. En relación con la derrama económica, las autoridades locales indicaron que ascendió a 89 millones de dólares anuales, datos que se dieron a conocer en noviembre del 2009, cuando renovaron el contrato.

Un estudio sobre el impacto económico del 2015, elaborado por el Misterio de Turismo, indicó que el beneficio ascendió a 42.4 millones de dólares.

En el caso de Bahrain, dejó de tener una fecha de la categoría por dos años por las protestas relacionadas con la violación derechos humanos por parte de autoridades locales. La primera etapa fue del 2004 al 2010. El impacto económico de la carrera que se celebró en el 2006, en el Circuito Internacional de Bahrain fue de 394 millones de dólares.

La segunda etapa comenzó en el 2012 y tienen un contrato hasta el 2021. De acuerdo con datos de Formula Money del 2015, el impacto económico promedio anual ascendía a 300 millones de dólares. Destaca un incremento de 60% en el número de turistas desde que se celebró la primera edición.

Cinco carreras evalúan si renovarán el contrato con Liberty Media para la siguiente temporada, y uno de los principales obstáculos es la falta de recursos de la Iniciativa Privada y gubernamental.

Entre los casos que han decidido declinar en tener una fecha de la F1 está Malasia, que renunció a su último año de contrato, ante la baja asistencia. El gobierno destinó anualmente 71.9 millones de dólares. Entre los factores en contra está la cercanía geografica entre la carrera que se celebraba en el Circuito Internacional de Sepang y el Circuito Callejero de Marina Bay. En tanto, Corea del Sur firmó un contrato por cinco años, pero sólo realizó cuatro carreras y la última fue en el 2013. Los organizadores reportaron pérdidas por 27 millones de dólares.