El técnico de la selección de Portugal, Carlos Queiroz, planea un ataque inteligente para contrarrestar el planteo defensivo que espera de Corea del Norte cuando se enfrenten el lunes por el Grupo G del Mundial en Sudáfrica.

Después de empatar sin goles ante Costa de Marfil y de tener por delante lo que promete ser un duro encuentro con Brasil, el partido contra los norcoreanos podría definir las posibilidades del equipo del delantero Cristiano Ronaldo de pasar a la siguiente fase.

Una victoria es obviamente esencial, pero Queiroz dijo que la necesidad de marcar una importante diferencia de goles sólo puede tenerse en cuenta una vez que el equipo está ganando.

"Es un partido extremadamente importante, decisivo para la clasificación. Es un todo o nada para nosotros y los jugadores son muy conscientes de eso", dijo Queiroz a periodistas después de que su equipo entrenó el domingo en el estadio Green Point.

"Primero, tenemos que jugar de forma entretenida, entusiasta y rápida, mucho más rápida que ante Costa de Marfil (...) Luego tenemos que marcar goles y después de todo eso, podemos mirar la tabla de posiciones. Es un enfoque por etapas, no podemos empezar por el final", explicó.

Tras ver a Corea del Norte defender con tanta diligencia contra Brasil, Queiroz sabe que su equipo tendrá que ser creativo para encontrar los espacios.

"Tenemos que jugar con inteligencia", dijo.

"Costa de Marfil defendía desde el mediocampo, pero por lo que vimos ante Brasil, Corea del Norte defiende muy atrás. Tenemos que usar nuestra habilidad técnica, especialmente en el último tercio del campo, para obligarlos a cometer errores", explicó.