Las controversias con goles fantasma que nunca cruzaron la línea y fueron marcados como válidos o las anotaciones que debieron marcarse y se quedaron en el anecdotario porque los silbantes no las consignaron parecen llegar a su fin.

Dos sistemas han sido aprobados para que las dudas sobre las anotaciones controversiales en el futbol terminen. El HawkEye y el GoalRef serán las nuevas tecnologías con las que el futbol se unirá a otros deportes para terminar con algunas fallas arbitrales.

Estos sistemas se utilizarán en el Mundial de Clubes de este año, la Copa Confederaciones 2013 y el Mundial de Brasil 2014, luego de que la FIFA y la International Football Association Board (IFAB) aprobaran su utilización en los partidos oficiales.

El HawkEye consiste en una serie de cámaras que enfocan cada uno de los ángulos de la portería, los datos que se obtienen generan una imagen de la trayectoria del balón y en menos de un segundo los silbantes conocen si la pelota rebasó la línea de gol.

El GoalRef cuenta con un dispositivo magnético que genera una cortina de ondas. Alrededor de la línea de meta se crean campos magnéticos de baja frecuencia; cuando la pelota, dotada de un diminuto componente electrónico, rebasa en su totalidad la línea de gol, se detecta el cambio en el campo magnético, lo que permite determinar con precisión la posición exacta del balón.

Estos sistemas dejarán de lado los goles fantasmas, como el cabezazo de Kaká que no se marcó en la final de la Copa Confederaciones que Brasil ganó 3-2 antes Estados Unidos, o el tanto anulado a Inglaterra en los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010, cuando el árbitro no concedió el gol de Frank Lampard.

Los ingleses se vieron favorecidos en el duelo de la Eurocopa 2012, cuando Frank Lampard sacó de adentro de la línea de gol un disparo del ucraniano Marko Devic y sentenció las esperanzas de los amarillos de avanzar en su torneo.

Tecnología en el Arbitraje del Futbol

Da clic en la infografía para ver más grande

ALTO A LOS CUADRANGULARES DUDOSOS

Otros deportes desde hace tiempo han caminado de la mano con la tecnología para finalizar con las jugadas controversiales. En el 2008, el beisbol implementó las repeticiones instantáneas para determinar los cuadrangulares dudosos y establecer si una bola cruzó a zona home run o terminó del lado de foul.

El éxito de la tecnología hizo que este año se debatiera sobre la posibilidad de aumentar el uso de la repetición instantánea en atrapadas dudosas o en bolas en terreno bueno o en foul, así como en interferencia de aficionados. Al final, las Grandes Ligas decidieron posponer la decisión para la temporada 2013.

LA NFL ACEPTÓ LOS RETOS

A partir de 1999 la NFL aceptó los llamados challengers de parte de los managers de los equipos para que los árbitros del encuentro verifiquen en una repetición jugadas dudosas.

Cada técnico cuenta con dos oportunidades por partido para hacer coach's challenge , que solicitan enviando a la cancha un pañuelo rojo. Al inicio de la temporada 2004 se aceptó un tercer reto si los dos anteriores resultan exitosos.

El árbitro tiene 60 segundos para observar la repetición de la jugada y decidir si la primera apreciación fue o no correcta. Si el reto falla el equipo que lo pidió es penado con la pérdida de un tiempo fuera.

El sistema se utiliza en mayor medida en anotaciones, pases completos o incompletos, bolas sueltas y recepciones dentro o fuera del campo.

EL TENIS Y EL PRIMER OJO DE HALCÓN

En el 2006 la Federación Internacional de Tenis (ITF) decidió utilizar en el Abierto de Miami la tecnología que patentaron Paul Harris y David Sharry, conocida como el Ojo de Halcón, que graba cada jugada con varias cámara para reproducir la trayectoria exacta de la pelota.

Cada jugador puede hacer tres reclamaciones por set, además de una adicional en tie-break. Pero la decisión original prevalecerá en caso de que el sistema electrónico no sea contundente para cambiarla.

HOCKEY TAMBIÉN SE APOYA DE LA TECNOLOGÍA

A partir del 2010 la Federación Internacional de Hockey (FIH) permitió la utilización del video. Con este sistema cada equipo puede hacer un reclamo por partido en decisiones dudosas sobre la concesión o no de goles, penales y corners.

Cualquier jugador en el campo puede solicitar el uso del vídeo al árbitro y si la reclamación es estimada el equipo conservará su derecho a hacer la petición.