El último lustro ha sido la mejor época deportiva del FC Barcelona, los campeonatos llegaron y con ello la admiración del planeta. La clave del éxito se encuentra en la cantidad de talento que surge de su escuela de futbol, La Masía. La fe en un proyecto que surgió en 1979 de la mente de Cruyff se basa en sólo un objetivo, mimar el balón.

Franc Carbó, entrenador de la FCBEscola y coordinador de proyectos internacionales de la escuela de futbol de Barcelona, entrevistado por El Economista, mencionó que desde hace más de 20 años se ha trabajando con una misma idea, los mismos hábitos año tras año, y al conjugarse con una generación excepcional de jugadores, se ha hecho que actualmente se recojan los frutos de la semilla que sembraron bajo la idea de una entidad integral, más que un club de futbol.

Los jugadores del primer equipo llevan creciendo con estas ideas tantos años que se lo saben de memoria, es un futbol tan estudiado, tan mentalizado , expresó el catalán.

La importancia del método que utiliza La Masía radica en que se ha convertido en una herramienta para formar personas con valores a través de la filosofía barcelonista, ayuda a niños de entre 6 y 12 años a construir hábitos de alimentación, deportividad y competencia.

De acuerdo al entrenador catalán, cerca de 90% del equipo B, que milita en Segunda División, tiene el talento y las capacidades para jugar en la liga de las estrellas. Cristian Tello, Gerard Deulofeo y Sergi Roberto han tenido minutos en la presente temporada.

Desde el 2007 han hecho su debut con el primer equipo 25 futbolistas surgidos de La Masía, además de los regresos al club de Piqué y Cesc Fábregas que se formaron bajo la filosofía blaugrana, aunque debutaron con otros equipos.

Para Carbó influyen varios factores para el debut o consolidación, desde lesiones o bajas de juego, hasta la suerte y los pocos espacios que hay entre la plantilla del club.

De los 25 jugadores que debutaron, en la actualidad sólo Sergio Busquets es titular y Pedro Rodríguez es un cambio recurrente en la formación; en contraste, Giovani, Bojan, Nolito, Jeffren Suárez y otros más han decidido emigrar en busca de más de un minuto de juego.

Actualmente más de 20,000 niños han experimentado la forma de trabajo del equipo catalán, el club tiene programados 26 campamentos alrededor del mundo para impartir los preceptos del proyecto.

El objetivo de las escuelas, aseveró Carbó, es inculcar valores, deben estar conscientes de que hay una parte que no pueden olvidar nunca, deben de estudiar, crecer como personas; no todos pueden ser futbolistas profesionales .