Debido a un presunto fraude por 360 millones de dólares, la empresa Oceanografía, que pertenece a Amado Yáñez, dueño del Club Querétaro, fue intervenida por la Procuraduría General de la República (PGR), lo cual puede derivar en la desafiliación de la franquicia, de acuerdo con el Reglamento de Afiliación, Nombre y Sede de la Liga MX.

El artículo 66 de dicho documento contempla la desafiliación de un club, en caso de que su propietario o alguno de sus directivos incurran en actos delictivos.

Un Afiliado a la FMF perderá su afiliación si: c) Comete alguna falta grave a juicio del Comité Ejecutivo. D) El Dueño y/o los Directivos del Club Incurren en actos delictivos o de dudosa reputación a juicio del Comité Ejecutivo , son los apartados de dicho artículo que desafilirían a Querétaro.

Ante los problemas legales de la empresa del dueño de Gallos Blancos, la franquicia puede ser desafiliada si el Comité Ejecutivo de la Federación Mexicana de Futbol lo considera pertinente.

El banco Citigroup acusó de fraude a Oceanografía, ante lo cual la PGR, a través del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, aseguró los bienes de la empresa de Yáñez.

Antes de desatarse la noticia este viernes, el vicepresidente de Querétaro, Claudio Suárez, aclaró que el equipo no está en venta, aunque admitió que el dueño, Amado Yáñez, busca socios para encarar los problemas económicos.

Es falso que se estuviera vendiendo. Se están buscando inversionistas que apoyen de cierta manera, eso sí es algo cierto y eso porque nos los ha comunicado el ingeniero (Amado Yáñez) , dijo Suárez.