Este fin de semana se vivirá el cierre de una etapa de cinco años de contrato con la Formula 1 en México. En el 2020 entra un nuevo modelo de financiamiento para el pago de cuota y organización con recursos privados. El primer depósito que deberá realizar Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) debe ser antes de que termine este año.

En agosto del 2019 se acabaron las dudas sobre la continuación del Gran Premio de México en los siguientes años. Desde el 2017, año en el que el país esperaba el cambio de gobierno, se planteaban los escenarios de la conveniencia o no de que la administración pública siguiera invirtiendo en el pago del contrato.

Varios meses de este año, se escuchaba a los actores del gobierno diciendo que ya no se destinarían más recursos y que a cambio, esperaban ofertas de la inversión privada. El debate no fue exclusivo de México, en España, Alemania, Francia o inclusive en Australia es ya un tema recurrente.

Algunos países como Corea del Sur salieron del calendario (en 2014) después de cuatro ediciones ya que para las autoridades locales la inversión no tenía retorno de inversión.

“El Gobierno Federal, a través del Fondo de Turismo, aportaba cerca de 400 millones de pesos para la realización de la F1. Para el 2020, el Gobierno Federal ya no tiene contemplado ese recurso porque está destinando la mayor parte del fondo a la realización del Tren Maya“, explicó en conferencia de prensa, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum en enero de 2019.

Y en agosto, cambió la postura hacia la aprobación.

“Esta es una buena noticia para la ciudad y para el país porque trae turismo e ingresos. Gracias a un grupo de empresarios que hicieron esto posible, porque en esta ocasión la ciudad no está invirtiendo ningún recurso público”, dijo Sheinbaum al anunciar en un video la prolongación del contrato, una negociación que se cerró con el director de CIE, Alejandro Soberón y Chase Carey, director general de la F1.

La Formula 1 nunca pierde. Antes de dar luz verde para que el GP de México continuara, entre sus requisitos está la exigencia de cartas de crédito para garantizar que no los dejarán colgados con el pago de cuota. Por ello CIE y el grupo de 100 empresas que financiarán a partir del 2020 el evento debieron mostrar solidez financiera.

Este año veremos por última vez un Gran Premio organizado con recursos públicos, que era financiado a través de la participación del Consejo de Promoción Turística (CPTM)- institución que ya desapareció- representada visualmente en los anuncios de la marca México y se dará paso a una organización planeada por empresarios. Los socios comerciales toman el timón.

“Gracias a la F1 por su paciencia. Fueron meses de negociaciones, esta es una inversión con nuevas reglas para el beneficio de la ciudad sin derogar recursos públicos”, comentó Sheinbaum.

De acuerdo al contrato, los montos de los pagos por los cinco años se dividieron en tres depósitos por 30 millones de pesos por año (2015, 2016 y 2017), y los dos años restantes con pagos de 32 millones, con fechas vigentes hasta el mes de diciembre.

El nuevo contrato con la F1 para llevar a cabo el GP en México tendrá un valor promedio aproximado de 35 millones de dólares anuales, para un total de 105 millones por las tres carreras entre 2020 y 2022, con base en un cálculo realizado por El Economista, con cifras de los reportes financieros de Formula Money y Black Book F1.

Un reporte de la consultora Formula Money, estima que el promedio de cuotas que dan las ciudades y los países para realizar un GP oscila entre 30 y 35 millones de dólares anuales, y, en algunos casos (principalmente en Asia, Rusia y los nuevos GP), puede alcanzar hasta los 45 millones.

El nuevo esquema de negociación sin apoyo del gobierno- entre comillas porque las autoridades de la CDMX colaboran en la operación y permisos- tiene como fuente un fideicomiso de 100 empresas, que cubrirá los gastos.

La existencia de posibles contratos con patrocinadores en el 2020 aún no se han dado a conocer, sin embargo, actualmente, la carrera en México cuenta, entre sus socios comerciales, con Heineken, Coca-Cola, Telcel, Santander, Hidrosina, GNP Seguros, y Citibanamex. Y además, continúa en la fecha deseada: el fin de semana de la celebración de Día de Muertos.