Un alto funcionario del partido gobernante de Japón indicó que cancelar los Juegos Olímpicos de Tokio es una opción, una vez que el país lucha con un aumento en los casos de coronavirus a menos de 100 días de la inauguración.

"¿Cuál sería el objetivo de unos Olímpicos que propagarán la infección?", dijo Toshihiro Nikai, secretario general del Partido Liberal Democrático, en una entrevista con la emisora de televisión TBS.

Nikai amplió a Kyodo News que los Olímpicos serían una gran oportunidad para Japón y que los problemas para organizar el evento deberían resolverse uno por uno. El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, se reunirá con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el diario The New York Times señala que el encuentro será clave para saber si se logra respaldo. Uno de los debates es la inmunidad de los asistentes al evento. Actualmente, Japón ha logrado administrar alrededor de dos millones de dosis de la vacuna a su población de 126 millones. Los fans extranjeros fueron excluidos del evento y los funcionarios han indicado que los lugares pueden operar a la mitad de su capacidad. Aun así, un gran número de personas seguirá convergiendo en Tokio.

Se espera que más de 60,000 atletas, entrenadores, personal de equipos nacionales, medios de comunicación y otros trabajadores esenciales viajen desde más de 200 países. Las encuestas levantadas a la población nipona muestran que la mayoría no quiere que los Juegos Olímpicos sigan adelante este verano.

Esta semana Taro Kono, ministro de reforma administrativa de Japón, señaló la posibilidad de celebrar los Juegos Olímpicos sin espectadores, según Kyodo News.

Japón ha intensificado las medidas de prevención de virus en seis regiones, incluidas Tokio y Osaka. Osaka ha registrado cifras récord de casos este mes, mientras que la capital registró 729 casos el jueves, el nivel más alto en más de dos meses. La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike dijo que consideraría pedirle al gobierno que declare el estado de emergencia si las restricciones actuales no logran frenar la propagación.

Japón quiere seguir adelante con los preparativos para los Olímpicos, mencionó a la prensa el principal portavoz del gobierno, Katsunobu Kato, mientras que el Comité Olímpico Internacional dijo que no especularía sobre la cancelación de los juegos de Tokio.

"Estamos totalmente concentrados y comprometidos con la entrega exitosa de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 este año, y estamos trabajando a toda velocidad hacia la ceremonia de apertura el 23 de julio", señaló un portavoz del COI.

Los organizadores de Tokio han dicho que esperan anunciar una decisión este mes sobre la cantidad de fans permitidos en cada lugar. Los organizadores esperaban recibir alrededor de 800 millones de la venta de entradas, su tercera fuente de ingresos más grande. Cualquier déficit deberá ser cubierto por entidades gubernamentales japonesas, que ya están pagando la mayoría de las facturas. El costo oficial de los Juegos Olímpicos es de 15,400 millones, pero varias auditorías gubernamentales han sugerido que podría ser el doble, y unos 6,700 millones provienen de fondos públicos.

deportes@eleconomista.mx