La carga de partidos está cobrando una factura muy cara. Figuras del balompié mundial se han quedado fuera o están al borde de hacerlo, debido a que en el último año futbolístico han disputado hasta 68 partidos, como es el caso del holandés Arjen Rob­ben, atacante del Bayern de Múnich, quien está en duda para disputar la competencia.

La carga de partidos a la que están sometidos los jugadores de las ligas europeas es muy fuerte. Por eso selecciones como Francia, Italia y Holanda llegan con agotamiento y se empiezan a encadenar algunas lesiones , dijo a El Economista Daniel Ipata, preparador físico del Cruz Azul.

Y el especialista no está equivocado, porque la mayoría de jugadores tiene, entre partidos de la Liga y Copa, Liga de Campeones de Europa y la eliminatoria rumbo al Mundial, al menos 60 partidos, acompañados de innumerables viajes por toda Europa.

Este caso lo comparte Rio Ferdinand defensa de Inglaterra que con el Manchester United jugó cuatro torneos (Liga, dos copas locales y Champions, más la eliminatoria europea) y quedó fuera por lesión.

Andrea Pirlo, Mauro Camoranessi de Italia, David Beckham y Michael Owen de Inglaterra, Humberto Suazo de Chile y John Obi Mikel de Nigeria, se unen a las víctimas de las sobrecargas de trabajo.

Daniel Ipata reveló que para tratar de evitar lesiones musculares es necesario: Priorizar en descargar ese desgaste, pero sin romper el estado físico, es decir mantener el ritmo que traían, pero de alguna forma que el jugador acelere sus procesos de recuperación .

Otro elemento de Cruz Azul, el doctor Alfonso Jiménez, también charló con este diario y reveló que mediante muestras de sangre se puede saber si un futbolista pudiera ser candidato a presentar lesiones musculares.

Las lesiones musculares por vía sanguínea se pueden checar al saber la cantidad de ácido lúdico que hay y también, algunos marcadores musculares para ver la fatiga muscular del jugador , explicó el especialista que ha atendido estos casos en Cruz Azul.

Y en caso de que no puedan evitarse, el médico explicó de qué manera deben tratarse las lesiones. El tratamiento básico para una fatiga es el reposo y las cargas moderadas de trabajo. Además pueden usarse relajantes musculares y buena alimentación , concluyó.