La credibilidad del futbol europeo está en duda. Según estadísticas recopiladas por El Economista, en los últimos cinco años son 10 ligas del viejo continente las que se han visto relacionadas con actos de arreglo de partidos, incluso dos de sus más importantes competencias continentales: la Europa League y la Champions League.

El día de ayer, el primer ministro italiano, Mario Monti, planteó la posibilidad de suspender la actividad futbolística en su país dos o tres años, ante la magnitud que ha tomado el cuarto escándalo de arreglo de partidos en la historia del Calcio.

La propuesta podría parecer radical, pero no lo es si se toma en cuenta que en los últimos cinco años hay registros de por lo menos 211 casos de corrupción en partidos del futbol del viejo continente, según estadísticas recopiladas por este diario de las páginas oficiales de la UEFA y las diferentes federaciones europeas.

Y es que un estudio denominado El Libro Negro y publicado a principios del 2012 por del Sindicato Mundial de Futbolistas Profesionales arrojó que tan sólo en Europa del Este, 23.6 % de los futbolistas es consciente de amaños en sus respectivas ligas, mientras que 11.9% ha considerado participar en los actos delictivos.

LA LUCHA POR ERRADICAR EL AMAÑO EN LOS PARTIDOS

El año pasado, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, dijo que las apuestas deportivas ilegales en el mundo podrían suponer unos 140,000 millones de dólares . Por su parte, Graham Peaker, coordinador de Inteligencia en los Servicios Disciplinarios de la UEFA, dijo que durante un solo partido de cuartos de final de la Champions League 2011 se movieron en el mundo 1,125 millones de dólares.

Esto, a pesar de que las sanciones por sobornos han cobrado fuerza en los últimos siete años, luego del caso Calciopoli en Italia, en el que se comprobó el fraude de futbolistas, directivos de los clubes, árbitros y dirigentes de la propia Federación italiana.

En aquella ocasión, los castigos para los clubes fueron desde la pérdida de la categoría, descuento de puntos, hasta multas de 100,000 a 120,000 euros.

En cuanto a las sanciones para los jugadores, en el caso más reciente de amaño, por ejemplo, fueron tres años de suspensión impuestos al excapitán del club italiano Atlanta, Cristiano Doni.

EL FUTBOL EUROPEO ?NO DEBE OLVIDAR EL CASO BOCHUM

Pocos recuerdan ya el caso Bochum que escandalizó a Europa en el 2009, luego de que policías de la ciudad alemana hicieran públicas llamadas telefónicas que suponían arreglos en más de 200 partidos de Europa.

Entonces, la UEFA prometió emprender medidas y llevó a cabo diferentes reuniones para acordar acciones conjuntas entre las federaciones de futbol y policía especializada en asuntos de corrupción; sin embargo, esta semana, una vez más, la credibilidad de una liga del futbol europeo vuelve a estar en duda.

[email protected]