El esquí alpino olímpico tuvo por primera vez dos oros en una prueba, al compartir la eslovena Tina Maze y la suiza Dominique Gisin el primer puesto en el descenso de Sochi, la prueba reina femenina en los Juegos Olímpicos, mientras Alemania se consolidó como líder del medallero.

La corona de descenso que con su baja por lesión dejaba vacante la estrella del esquí alpino femenino, la estadounidense Lindsey Vonn, no encontró una sino dos sucesoras.

Gisin firmó el tiempo de referencia en 1:41.57 minutos, que sólo Tina Maze pudo igualar. Otra suiza, Lara Gut, que era la gran esperanza de medalla del equipo de la confederación helvética, terminó a 10 centésimas y tuvo que conformarse con el bronce.

Gisin, que no había ganado una prueba de descenso en Copa del Mundo desde el 2009 y cuyo mejor resultado esta temporada fue un séptimo puesto, vio como Maze le arrebataba el oro que iba a ganar en solitario, pese a salir de las últimas entre las favoritas.

No pienso ni siquiera en haber soñado con esto. He ganado y ahora sí estoy viviendo un sueño, pero creo que es mejor que un sueño. He estado hablando con mis abuelos. Todos están muy felices. Todos estaban llorando y yo también , explicó la suiza.

Tina Maze, de 29 años, que dominó insolentemente la temporada de la Copa del Mundo 2013 antes de desaparecer del radar este invierno, regresó a la cumbre a tiempo para sumar su primer título olímpico a las dos platas conseguidas en ediciones anteriores, dando el primer oro a su país en unos Juegos de Invierno.

Estuve soñando con esto desde que era pequeña. La primera carrera que gané en mi vida fue un descenso, por lo que hoy antes de competir me dije :‘Tiene que ser hoy, puedo hacerlo y me lancé a por ello’ , indicó.

Por su parte, Alemania sumó dos nuevos oros y domina el medallero de los Juegos Olímpicos con seis títulos.

Tobias Wendl y Tobias Arlt conquistaron la prueba de luge biplaza. El segundo oro de Alemania en la jornada lo protagonizó Eric Frenzel, que ganó el título olímpico de combinada nórdica en trampolín normal.

En tanto, Holanda se agenció el oro en patinaje de velocidad, gracias a Stefan Groothuis en los 1,000 metros. Con la cuarta victoria en cinco pruebas (hombres y mujeres), Holanda certifica su dominio en la especialidad. La delegación orange ha ganado 10 medallas de las 15 que se han puesto en juego.

Por su parte, la estadounidense Kaitlyn Farrington se proclamó campeona olímpica de snowboard half pipe.

Por último, los rusos Tatiana Volosozhar y Maxim Trankov se llevaron la victoria en parejas en patinaje artístico, uniendo este éxito al título conseguido el domingo por equipos.

Volosozhar/Trankov acumuló 236.86 puntos, por delante de sus compatriotas Ksenia Stolbova y Fedor Klimov (218.68, plata). Los alemanes Aliona Savchenko y Robin Szolkowy, cuatro veces campeones mundiales, terminaron una vez más en el tercer lugar del podio (215.78 puntos).