Barcelona, España.-Con el mexicano Héctor Moreno los 90 minutos, Espanyol firmó una gran remontada y venció 3-2 a Mirandés de la Segunda División B, en choque de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Alain Martínez (28) y Pablo Infante (78) le dieron esperanzas a su equipo al marcar primero en Cornella-El Prat, sin embargo, bastaron cuatro minutos para que el eslovaco Vladimir Weiss (85), Rui Fonte (87) y Joan Verdu (89) le dieran la vuelta a la eliminatoria.

El zaguero mexicano, quien estuvo fresco para este encuentro ya que no tuvo actividad el pasado fin de semana en la Liga de España, (0-0 con Sevilla), tuvo una actuación aceptable y además de despejar el peligro, se arriesgó a atacar por momentos.

Los anfitriones trataron de controlar desde el comienzo, sin embargo, Mirandés demostró por qué es la revelación del certamen copero y salió en busca también del esférico, por lo que la acción se produjo en el medio campo.

El cuadro de casa redobló esfuerzos y comenzó a llegar más, pero su rival se defendió bien y jamás perdió el orden ni renunció al ataque, prueba de ello es que a los 28 minutos rompió el cero. Alain Martínez le ganó la espalda a la defensa de los "pericos" para enseguida vencer en el mano a mano al arquero Kiko Casilla.

Espanyol trató de responder pero le fue imposible descifrar a la zaga visitante, que se paró muy bien y no dejó ni un solo espacio, por lo que tuvo que irse al descanso con la desventaja.

Para la segunda mitad, los blanquiazules controlaron el esférico y los "rojillos" se mantuvieron ordenados y a la espera del error para irse al contragolpe. Este llegó al minuto 79, cuando Jordi Amat no pudo controlar el balón y se lo regaló a Infante, quien, sin dudarlo, batió a Casilla con un "globito".

La respuesta no tardó en llegar y el eslovaco Vladimir Weiss, quien se encontraba en fuera de lugar, aprovechó el despiste de la zaga para enseguida superar al portero Nauzet Pérez y recortar distancias al 85.

Mirandés todavía no se reponía de esto cuando, dos minutos después, una gran jugada del marfileño Ndri Romaric la culminó en gol Rui Fonte, para poner el 2-2.

Para el 89, un nuevo error de la zaga visitante, que no pudo reponerse desde el fuera de lugar que no marcó el árbitro, terminó en gol, Verdú fusiló al guardameta y firmó la sufrida voltereta, con la que viajarán más tranquilos a Anduva el próximo 24 de enero.

BVC