Ole Gunnar Solskjaer pacificó al Manchester United y le devolvió la confianza al grupo, pero falló en lo que más se le pide al entrenador en equipos de corte de los más valiosos del mundo: los títulos, lo cual le costó el puesto tras tres años al frente del club.

“Este club significa todo para mí, somos el uno para el otro, desafortunadamente no pude dar los resultados que necesitábamos. Es hora de hacerme a un lado”, declaró el ya exentrenador en una entrevista a la web del club, admitiendo que no había sido capaz de “pelear por la liga, ganar títulos”.

En 2018 el Manchester United se colocó como el equipo de futbol más valioso del mundo de acuerdo a Forbes, con un estimado de 4,120 millones de dólares, pero lejos de la bonanza, el equipo, entonces dirigido por el portugués José Mourinho, se encontraba desmotivado y sin unidad. Solskjaer tomó el cargo de director técnico interino y su principal tarea fue reparar anímicamente al grupo.

Sus cualidades humanas ayudaron a gestionar al equipo e inmediatamente logró mejorar los resultados deportivos, luego de 14 partidos sin conocer la derrota, la dirección del club lo confirmó en el puesto. Tuvo 19 juegos consecutivos sin derrota entre marzo y julio de 2020, que permitieron al United subir al podio (3º) en la Premier League, y 14 partidos invicto en la temporada pasada para acabar detrás del campeón Manchester City; además de alcanzar la final de la Europa League el pasado mes de mayo. Pero los títulos no llegaron e incluso la clasificación a la próxima Champions se ve complicada.

Pese a las contrataciones de lujo como las de Harry Maguire, Aaron Wan Bissaka, Donny van de Beek, Jadon Sancho, Raphaël Varane y Cristiano Ronaldo, para poder competir contra los mejores del mundo, en los últimos cuatro años la grandeza del Manchester United no es sinónimo de gloria. Sus últimos títulos fueron la Copa de la Liga y la Europa League en la temporada 2016-17; de hecho el último campeonato liguero del Manchester United fue en la campaña 2012-13 bajo el liderato de Sir Alex Ferguson.

De acuerdo a información de The Guardian, sólo nueve hombres en los 143 años de historia del Manchester United han dirigido el club durante más tiempo que los tres años de Solskjaer, pero nadie en los años de la posguerra ha dirigido tantos partidos sin ganar un trofeo, además, el club gastó más de 400 millones de dólares en jugadores (300 millones de libras) durante su periodo como entrenador y tiene actualmente a cuatro de los cinco jugadores mejor pagados de la liga.

El fichaje de Cristiano Ronaldo fue uno de los más recientes intentos por regresar a la institución a los primeros planos, si bien tuvo un excelente efecto de mercado para los Red Devils, pues las acciones del club se dispararon hasta casi 9% tras darse a conocer la noticia del regreso del astro portugués, de acuerdo a opiniones fundamentadas en el mismo medio inglés, el delantero no es un jugador para construir a futuro, pues no encaja con las tácticas de presión modernas.

“Perderlo puede afectar la comerciabilidad del club y el precio de las acciones, pero una racha continua de fracasos sería mucho más perjudicial a largo plazo. Ronaldo ya no es un jugador para construir un futuro, pero su salida puede ser facilitada y probablemente también aprovechada económicamente”, opinó el escritor John Brewin.

En la actual temporada el Manchester United perdió siete de sus últimos 13 partidos y la gota que derramó el vaso en la decisión de retirara a Solskjaer del cargo fue la derrota por 4-1 contra el Watford. El noruego deja al equipo en séptima posición en la Premier, a doce puntos del líder Chelsea. Michael Carrick será el entrenador en los próximos partidos, mientras el club busca a un interino para lo que resta de temporada.

deportes@eleconomista.mx

kg