En México una gran parte de los atletas que han acariciado la élite mundial con sus medallas olímpicas, campeonatos del mundo o medallas internacionales, han optado por tener en su equipo a entrenadores extranjeros, los cuales les han llevado al éxito deportivo en la mayoría de los casos.

El caso más claro es el de la clavadista Paola Espinosa, quien tiene en la china Ma Jin una mentora que la ha llevado a dos medallas mundiales, dos olímpicas e infinidad de títulos internacionales y regionales.

La relación de Ma Jin con Espinosa inició en el 2002, luego de la que sudcaliforniana decidiera dejar de entrenar con Francisco Rueda. Entonces la china llegó para guiar a Espinosa a ser una de las atletas mexicanas más exitosas de los dos últimos ciclos olímpicos, siendo campeona mundial en el 2009 y medalla olímpica en Beijing 2008 y Londres 2012.

Otro caso es el de Paola Longoria, quien desde el 2009 entrena con la estadounidense Fran Davis. Se ha consolidado como la número uno del racquetbol, logrando además medallas centroamericanas y panamericanas. En el mundial del 2012 se quedó con dos oros, otro en el 2010 y un bronce en esa misma edición.

Hoy, la racquetbolista potosina suma 30 títulos de manera consecutiva, lo cual la coloca como una de las atletas más dominantes.

Apenas la semana pasada la arquera Aída Román, quien consiguió la medalla de oro en el mundial bajo techo realizado en Francia, anunció que tendría como entrenadora a la coreana Mee Jeong Lee, con quien entrenó semanas previas a la competencia en la que la mexicana dominó.

Román había entrenado ya varios meses sola, pues no contaba con alguien fijo que la condujera; sin embargo, tenía el apoyo de la coreana Song i Woo, quien estuvo con ella varios años y que la llevó a ganar la plata en Londres 2012.

Otra de las atletas que ha optado por tener un guía extranjero es la halterista Carolina Valencia. La quintanarroense entrena desde el año pasado con el cubano Omar Broche, quien la llevó a colgarse tres medallas de bronce en el mundial del 2013 en Wroclaw, Polonia.

El taekwondoín Uriel Adriano se entrena con el español Rosendo Alonso, quien lo llevó a coronarse en el mundial de la especialidad, realizado en Puebla el año pasado.

OTROS SIN TANTO ÉXITO

En contraparte a la racha ganadora de entrenadores extranjeros en nuestro país está el particular caso del cubano Pedro Gato, quien hasta el lunes era el entrenador de la taekwodoín María Espinoza.

Gato empezó a entrenar en solitario a Espinoza desde el 2011, luego de un exitoso camino que había tenido la sinaloense al lado de José Luis Onofre, quien la llevó a coronarse en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y a ser campeona del mundo en el 2007.

Sin embargo, María no calificó a los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 y tampoco sumó otro campeonato mundial. Apenas pudo adjudicarse el bronce en los JO de Londres 2012 y quizá por ello el lunes anunció el fin de su relación.

TAMBIÉN HAY MEXICANOS

Los casos de éxito de atletas que no entrenan con extranjeros son Luis Rivera y Daniel Corral.

El primero se quedó con el oro en la Universiada de Kazan 2013 y con el bronce en los campeonatos mundiales de 2013. El segundo, con una plata en la Universiada y una plata en el mundial de gimnasia, ambas en el 2013.

cristina.sanchez@eleconomista.mx