La selección de Croacia derrotó el domingo 3-2 a Dinamarca en una definición por penales en la que su arquero Danijel Subasic atajó tres remates, para clasificar a los cuartos de final del Mundial tras igualar 1-1 en el tiempo reglamentario.

En esa instancia, Croacia se medirá con el local Rusia, que más temprano el domingo superó 4-3 a España en la definición por penales después del empate 1-1 en los 120 minutos reglamentarios.

Dinamarca se puso en ventaja a los 57 segundos por intermedio de Mathias Jorgensen, cuyo remate pegó en un pie del arquero Subasic, rebotó en el palo y cruzó la meta.

Mario Mandzukic igualó tres minutos más tarde cuando el despeje de un rival dio un rebote fortuito en un compañero y cayó a los pies del delantero, que definió de media vuelta en el borde del área chica.

El partido fue aburrido ya que Croacia nunca pudo demostrar superioridad y decepcionó por su juego tras su gran campaña en la fase de grupos.

A los 115 minutos, en una de las pocas opciones claras de gol frente a los arcos, el danés Kasper Schmeichel le contuvo un penal a Luka Modric al lanzarse sobre su izquierda tras una falta sobre Ante Rebic.