Los efectos de la pandemia van más allá de si se desarrolla una competencia deportiva o no. La inestabilidad afecta a los socios comerciales de las ligas y a la economía local. Impacta en todo el ecosistema que la rodea.

MLB se enfrenta ahora a los problemas de haber iniciado una temporada en condiciones más o menos normales, sin aficionados, sin una sede burbuja como la NBA y la MLS, con medidas sanitarias que no evitaron los contagios y con jugadores viajando y conviviendo con personas fuera de su equipo cuando salen de los estadios.

El lunes se suspendieron dos juegos y los Marlins de Miami son el foco de infección de la liga, con más de una docena de contagios entre sus miembros y, a sabiendas de eso, decidieron jugar el domingo ante los Phillies, el otro equipo sin enfrentamientos. Esto también afecta en la bolsa de valores.

Las acciones de DraftKings Inc., socio oficial de las Grandes Ligas, se desplomaron el lunes pasado, después de que los juegos de beisbol fueron pospuestos. Las acciones de la plataforma de juegos deportivos cayeron hasta en un 14% después de la noticia. El brote tiene el potencial de terminar la temporada de 60 juegos, que comenzó la semana pasada, y también plantea preocupaciones sobre el comienzo de otras ligas deportivas.

La cancelación de cualquier evento deportivo es un golpe directo a los ingresos de DraftKings ya que la compañía permite a los usuarios hacer apuestas en concursos individuales, además de las alineaciones diarias de fantasy y las apuestas futuras.

Ahora los Marlins no jugarán en esta semana como medida precautoria y los Orioles de Baltimore, que deberían estar en su serie en Miami, enfrentarán a los Yankees, que debían visitar a los Phillies y usar el mismo vestuario que Marlins.

Aunque con protocolos “adecuados”, la MLB dejó en los jugadores el futuro de la temporada. “Ese será el mayor desafío para que este juego avance: las cosas fuera del campo y lo que hacen los muchachos”, dijo Nick Vincent, lanzador de los Marlins, la primera semana de julio. “Solo hará falta un equipo para desordenar a todos. Espero que todos entiendan eso. Se necesitarán cinco muchachos para enfermar a todo un equipo, y luego, si un equipo completo está enfermo, eso podría terminar la temporada para todos los demás”.

El problema está en las percepciones de los hasta 900 beisbolistas que podían ser registrados por los equipos al inicio de la temporada. “Todos tratan al Covid de manera diferente. Todos tienen su propio punto de vista. En este caso, todos tenemos que entender lo que puede suceder si hay varias pruebas positivas: no va a funcionar”, señaló Craig Counsell, manager de los Cerveceros de Milwaukee.

Anthony Fauci, el experto en enfermedades infecciosas de la Casa Blanca, considera que sí está en riesgo la temporada en la MLB, pero no ve necesario cancelar ahora.

“Esto puede ponerlo en peligro. No creo que necesitan parar, pero sólo necesitamos seguir de cerca lo que está pasando y lo que ocurra en los demás equipos día a día. Grandes Ligas (jugadores, dueños, managers) han hecho un gran esfuerzo en ponerse de acuerdo y elaborar los protocolos con que confiamos puedan trabajar. Es muy desafortunado lo ocurrido con Miami”.

Estas complicaciones no las tendrían la NBA, que reinicia este jueves, y la NHL, que regresa el sábado, que optaron por el modelo burbuja y aislar a los equipos en una ubicación. La NBA, en su complejo de Orlando, tuvo cero pruebas positivas en 346 aplicaciones, y la NHL, con 12 equipos en Edmonton y otros 12 en Toronto, ambas ciudades en Canadá, también tuvo cero positivos entre los 800 jugadores.

Por su parte, MLB comunicó que en más de 6,400 pruebas realizadas desde el viernes 24 de julio no ha habido nuevos positivos en ninguno de los otros 29 clubes. En las pruebas anteriores entre el 27 de junio y el 23 de julio, 99 de las 32,640 muestras (0.3%) habían sido positivas.

Golpe al comercio local

Los Nacionales de Washington abrieron la temporada recibiendo a los Yankees y luego viajarían a Toronto para enfrentar a los Azulejos, pero dado que el equipo no recibió permiso para jugar en Canadá por el riesgo del coronavirus por los constantes viajes, se quedó en la capital estadounidense para recibir a los Azulejos.

Esta estancia en casa sirve de poco a los negocios que rodean el Nationals Park, ya que la falta de aficionados en los estadios limita el gasto en la zona.

Los bares y restaurantes que generalmente cuentan con tiempos de espera de dos horas, el día de la inauguración tuvieron la suerte de ver una fila, junto con las pautas estatales y locales que requieren límites de mesa para seis personas y asientos distanciados.

Las empresas que ya están luchando se prepararon para enfrentar las consecuencias económicas de una temporada de MLB sin fans.

“Fue un desastre. Nuestros ingresos fueron tal vez la mitad del año pasado. Incluso cuando los negocios comenzaron a recuperarse, tuvimos que rechazar a la gente”, compartió Stephanie Sandoval, gerente general de Willie’s Brew and Que en Washington.

En ciudades como San Luis las empresas pueden enfrentar un riesgo aún mayor de una temporada de MLB sin la asistencia de aficionados. Patrick Rishe, director del programa de negocios deportivos de la Universidad de Washington en San Luis, dijo que las empresas cercanas al estadio de beisbol son las que más sufren cuando no se tienen juegos.

“San Luis atrae a más de 3 millones de fans al estadio por año y esto exacerba aún más el impacto económico negativo comparativo de la temporada de este año”, dijo Rishe a Fox Business.

“Sin fans permitidos y restricciones Covid establecidas, veremos una reducción significativa en el gasto”.

[email protected]