En la carretera, las bicicletas hacen su trabajo. Fundamental será tener un triunfo en la tercera Vuelta más importante del calendario Pro Tour, pero detrás de cada una de las escuadras que corren en la Vuelta a España hay un grupo de personas que gestionan, planean, organizan y son fundamentales para el éxito de un equipo en cualquier justa.

No es sencillo. De acuerdo con el cuaderno Proyecto para la creación de un equipo ciclista amateur de Oncedientes Tenerife, para que una escuadra funcione es preciso que trabaje un equipo humano de 20 personas y un presupuesto, como mínimo, de 24,000 euros.

Un equipo ciclista que cuenta con un grupo de 14 corredores requiere para andar el camino: un director técnico, un preparador físico, un director deportivo, un médico deportivo, un masajista, un mecánico y un coordinador de relaciones públicas.

Con el objetivo claro de tener un alto rendimiento deportivo en las competencias, lo cual permitirá obtener rentabilidad publicitaria y recursos financieros, el equipo que está detrás de los corredores es un pilar importante en la estructura del equipo.

Así, dentro de la organización cada integrante tiene funciones tales como buscar recursos financieros; la planificación deportiva; la configuración de una plantilla equilibrada; la preparación física, nutricional y psicológica; el material utilizado; la estrategia en competición; el entrenamiento y la entrega diaria de cada ciclista; la labor de cada miembro del cuerpo técnico, etcétera.

LA DIRECCIÓN DE UN EQUIPO EN LO DEPORTIVO Y ADMINISTRATIVO

Aunque el calendario ciclista generalmente inicia en enero y culmina en septiembre, un equipo ciclista trabaja todo el año. En octubre es cuando se inicia la concentración del equipo. Previo a esto, los ciclistas entrenan solos en sus respectivos lugares de residencia y la concentración funciona para que se conozcan y establezcan vínculos entre sus compañeros y el cuerpo técnico.

En los primeros días de enero, se hace una segunda concentración de cara a enfrentar el calendario de competencias en donde el director deportivo entra en acción, pues es el encargado de obtener la mayor información posible sobre las competencias en las que se participará (kilometraje, altimetrías, rivales, etcétera), del mismo modo que mantiene un contacto con los corredores para planificar mejor las carreras.

Del mismo modo, se encarga de la inscripción del equipo en la Unión Ciclista Internacional (UCI) y demás organismos oficiales, así como la negociación de las condiciones económicas con los organizadores, gestión de la logística, viajes, coordinación, supervisión y control de todas las tareas realizadas por los integrantes del equipo, administración del presupuesto y de los recursos financieros del equipo.

En tanto, en el proceso rumbo a las carreras es el preparador físico quien se encarga de ajustar los entrenamientos de cada ciclista en función de las sensaciones, cualidades y papel de cada corredor en la escuadra.

Mientras que el mecánico se encarga de la adquisición de infraestructura como bicicletas, vehículos, entre otras cosas.

Por otra parte, el director técnico es quien se ocupa de confeccionar la plantilla, programar el calendario deportivo, coordinar las labores del cuerpo técnico, especialmente las del director deportivo, médico y preparador físico. Ya en la carrera, es quien indica la estrategia a seguir para el equipo.

Algunos puestos de un equipo ?de ciclismo

  • Mercadólogo y publicidad.
  • Director deportivo.
  • Preparador físico.
  • Nutriólogo.
  • Psicólogo.

¿Cómo se diseña ?una Gran Vuelta?

  1. Se confecciona la plantilla.
  2. Se programa el calendario deportivo.
  3. Se coordina las labores del cuerpo técnico.
  4. Se realiza la selección de los ciclistas que acudirán.
  5. Se analizan los planos de las etapas.
  6. Se dan tareas específicas de cada ciclista.

cristina.sanchez@eleconomista.mx