Para Jared Borgetti la confianza hace a un buen futbolista el mejor delantero. Al menos así le pasó cuando, después de sumar pocas participaciones con Atlas los primeros tres años como futbolista, en Santos Laguna fue titular, jugó toda la temporada y marcó 21 goles. Los mismo le sucedió en la selección mexicana, en donde se hizo titular y marcó 33 goles entre el 2001 y el 2007. No había otro delantero mejor que él y llegó a colocarse como uno de los mejores del mundo en el 2001 cuando anotó 41 goles en la temporada.

“La liga mexicana es muy condescendiente con los jugadores mexicanos, les ha faltado ser más exigentes en con ellos mismos”, opina Jared en entrevista con El Economista.

Al delantero, que hasta hace unos meses era el máximo anotador en la historia de la selección mexicana, le tocó una época donde los futbolistas mexicanos no apostaban por salir para jugar en ligas europeas. Cuando Jared se decidió a dejar la Liga MX tenía 32 años y su paso como el primer mexicano en la Premier League sólo duró 12 meses.

Ahora que más de la mitad de los jugadores mexicanos juegan en ligas extranjeras, Jared indica que los delanteros mexicanos no tienen oportunidades por la llegada de atacantes delanteros, que la mejor fórmula para tener a killers es la confianza que se tenga en los procesos y la paciencia. “No conozco a ninguno que a la primera le vaya bien, a mí no me fue bien”.

Hoy vemos que los mejores goleadores del mundo no son los atacantes clásicos, los rematadores de antes, ¿cómo ha evolucionado esa condición en los delanteros mexicanos?

El delantero mexicano ha evolucionado, ha sido diferente y ha tratado de ser más plurifuncional. Son jugadores que tienen muchas condiciones para darles diferentes opciones al técnico, pero al final del día se buscan especialistas en todos los lugares y situaciones.

Yo siempre he dicho que es culpa de los entrenadores que han buscado que los jugadores puedan hacer más cosas y no sólo una específica y, en ese sentido, han hecho que el jugador se salga del área y sea mucho más participativo durante los partidos.

¿Consideras que el cupo de delanteros extranjeros en la Liga afectará el desarrollo de los atacantes mexicanos?

No solamente en este momento, ha sido desde hace muchísimo tiempo que ha sido afectada. Lo que pasa es que hoy existe la posibilidad de que vengan no solamente uno, sino dos o tres delanteros extranjeros y eso todavía le resta más oportunidades al jugador mexicano.

Es mentira de que les crea competencia, porque al final no tienen las mismas oportunidades que el jugador extranjero, porque al extranjero ya lo compraste y hasta cierto punto tienes la obligación de meterlo para que demuestre lo que valió; sin embargo, al canterano le das dos o tres oportunidades y, si no te rindió, no sigue jugando, como no te costó es más fácil dejarlo a un lado.

¿Consideras que la metodología de Juan Carlos Osorio ayuda a pensar más al futbolista mexicano?

El futbolista mexicano tiene que aprender y crecer. Es un técnico que se ha preparado mucho, no solamente en Colombia, también en Estados Unidos y en Europa y ha tratado de sacar lo mejor de cada lugar y eso le ha llevado a implementar trabajos que le han funcionado.

Se le cuestionó desde el momento que llegó y calificó a la selección sin ningún problema, consiguió resultados importantes donde ningún otro técnico los había hecho; entonces, significa que está haciendo las cosas bien. Debemos dejar de lado su forma de expresarse, sí nos molesta que sea un técnico que sepa mucho y nos quiera hablar con palabras que a veces no sabemos el significado, pero los resultados son los que avalan su proceso.

¿Cómo se ha preparado el futbolista mexicano para encarar el reto de jugar en el extranjero?

Hoy todos los clubes en fuerzas básicas preparan a los jugadores para estar más abiertos, para ser mejores jugadores, para ser mejores personas y expresarse mejor, para tener una mejor imagen y preparar el futuro.

Hoy el jugador mexicano es mucho más profesional.

Ha sido muy importante que jueguen en Europa, porque se han dado cuenta que son capaces de estar al nivel de los mejores, pero que si se equivocan trae consecuencias.

La liga mexicana es muy condescendiente, salir les ha ayudado a crecer en la parte de ser exigentes con ellos mismos.

[email protected]