Desde que llegó Diego Lainez como jugador del Real Betis el 10 de enero de este año, el club español ha disputado 30 partidos oficiales entre LaLiga, Copa del Rey y Europa League; el mexicano sólo ha visto acción en 17.

Durante la presente temporada apenas ha estado unos minutos en cancha e incluso el encuentro pasado ante el Leganés ni siquiera fue convocado.

El paso de Diego por el futbol europeo no es el que esperaba ni él ni los especialistas. Juega un rol secundario en la plantilla del Betis y hasta se especula que en el próximo mercado de invierno sería cedido porque no es parte importante del club.

“El Betis es un equipo bueno, grande, y al venir sabía que el nivel era más alto. Pero eso nos ayuda a todos, que la plantilla tenga tanta calidad nos sirve para mejorar a todos”, comentó el delantero mexicano en entrevista con Canal Sur.

Considerado a su llegada como el delantero del futuro del equipo únicamente ha marcado un gol y una asistencia en esos 17 encuentros donde ha visto acción.

“Eso es una ilusión y voy a trabajar para estar ahí (en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020). No voy a bajar los brazos y voy a hacer todo por tener minutos y jugar. Estoy feliz de estar en el Betis, sólo pienso en el Betis, es mi presente. Es un equipo al que quiero mucho y quiero aprovechar la oportunidad que me den”, señaló.

América hizo un buen negocio al venderlo. Cuando el club mexicano lo traspasó, Diego se cotizaba en 1.5 millones de euros, según datos de Transfermarkt, pero en Betis, en 14 millones por un contrato hasta el 2024.

En la actual temporada, Lainez apenas acumula 15 minutos y eso ocurrió en la segunda fecha cuando jugaron ante el FC Barcelona y perdieron 5-2.

Desde antes de su viaje a Europa, Miguel Herrera, su entrenador en el América, comentó:

“Creo que es un muchacho con muchas cualidades, que sabe jugar, pero creo que todavía le hace falta madurar más, mejorar algunas condiciones para ser un futbolista que pueda estar en Europa”.

Ahora, Lainez en ocasiones ni siquiera es tomado en cuenta por el entrenador del Betis, Rubi, quien prefiere otras opciones.

Diego tuvo la posibilidad en su momento de fichar por el Ajax, pero junto con su familia decidió irse a España. A la postre, el equipo holandés tuvo una campaña épica en la Champions League, donde llegaron a la final.

Desde la llegada del atacante mexicano, Betis ha disputado 2,430 minutos oficiales, de los cuales el mexicano suma sólo 18.7% de esa cantidad.

Un gol y una asistencia, así se resume su influencia en la portería contraria.

La poca actividad de Diego en el futbol español ya repercutió en las selecciones nacionales.

Con anterioridad era convocado a la Selección Mayor y ahora que está el proceso rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio, Jaime Lozano, seleccionador del equipo, comentó:

“Hay que saber si le falta algo porque el día a día lo tiene el entrenador y si lo ve bien lo va a poner, porque el club hizo una apuesta importante por él, y si no está jugando ni convocado, si no es algo personal ni una lesión, tiene que subir su nivel”, dijo.