El terror de los clubes europeos está por llegar, se llama Fair Play Financiero. El mismo que fue presentado hace tres años por la UEFA con el propósito de que los equipos sanearan poco a poco sus finanzas, equilibrando sus gastos e ingresos; sin embargo, la fecha de evaluación se acerca (temporada 2013/14) y los números rojos no han desaparecido de sus informes y la crisis que vive el viejo continente agudiza el proceso de restricciones.

Y es que en el mes de enero de este año, la UEFA presentó su informe financiero Club licensing benchmarking report , un documento que muestra que son 27, de 53 ligas, las que pagan mucho más de lo que ingresan, es decir, son más de 800 clubes los que se arriesgan a perder su licencia UEFA la próxima temporada, la cual permite su participación en sus respectivas competencias.

Ante ello, en entrevista con El Economista, Benito Pérez, director del Instituto de Ciencias del Deporte de la Universidad Camilo José Cela y miembro de la asociación de economistas del deporte de España, asegura que el reparto equitativo de los derechos de televisión es determinante para que los clubes consigan la estabilidad económica que exige el máximo organismo rector del futbol europeo.

La esperanza de que el Fair Play Financiero funcione es que los derechos de televisión finalmente se repartan de manera equilibrada, ya que significan 33% de los ingresos de los clubes, así garantizaría un poco más de balance competitivo , dijo el especialista.

GRANDES DIFERENCIAS EN ALGUNAS LIGAS

Benito Pérez explicó que, de ser así, los clubes con menor presupuesto podrían utilizar estos ingresos para adquirir grandes jugadores y, al mismo tiempo, ser competitivos sin provocar una situación de déficit alarmante.

En la Liga BBVA, por ejemplo, la temporada pasada, Real Madrid y Barcelona obtuvieron 41% de los ingresos de televisión de toda la Liga, mientras que Málaga obtuvo 12 veces menos.

Hay clubes capaces de generar ingresos, pero hay otros que los generan en muy pocas cantidades; sin embargo, quieren seguir la estela de clubes de élite y claro que, en su afán de competir, terminan en balance concursal. Por su parte, los clubes más grandes sólo necesitan un poco más de sentido común para conseguir equilibrio , aseguró Pérez.

Un ejemplo a seguir en este aspecto es la Bundesliga alemana, que actualmente se disputa en equilibrio financiero y en la que el reparto de derechos de televisión es más equitativo que en cualquier otra liga del viejo continente, incluyendo Francia e Inglaterra, ya que la diferencia entre Bayern Munich y Hoffenheim club que más y menos ingresos televisivos reciben, respectivamente, es de sólo dos veces menos.

Por último, el especialista aseguró que la implementación del Fair Play Financiero de parte de la UEFA es un buen comienzo ; no obstante, se tiene que buscar una manera en que los clubes con menos presupuesto puedan competir con las grandes empresas del futbol, para así dar paso a una economía sana y en el ámbito deportivo, una liga competitiva.

llanely.rangel@eleconomista.mx