La temporada Guardianes 2020 tocó en sus cambios a la segunda categoría del futbol. Su nombre bautizó al primer torneo de la Liga de Expansión, que llegó en sustitución de la Liga de Ascenso MX y en el que, paradójicamente, no hay posibilidades de ascender.

La transición modificó a los equipos participantes (aunque la cantidad aumentó de 12 a 16, hubo franquicias que desaparecieron) y también al número de jugadores: 100 futbolistas que estuvieron registrados en la última temporada de la Liga de Ascenso MX fueron recortados de este primer torneo de la Liga de Expansión.

De esos 100, un total de 49 se quedaron sin equipo, pues no aparecen en los registros de otras ligas mexicanas ni de otros países, de acuerdo a un análisis realizado por El Economista a través de los sitios web de las divisiones mexicanas, de los clubes, del portal especializado Transfermarkt, entre otras fuentes.

De dicha cifra, 35 jugadores más buscaron refugio en la Liga de Balompié Mexicano (LBM), 15 más tuvieron que bajar de rango y encontrar un sitio en la Liga Premier (Tercera División) y uno más decidió volver a su país para jugar en Segunda División.

Un total de 480 futbolistas fueron registrados entre el torneo Apertura 2019 y Clausura 2020 de la Liga de Ascenso MX, la última temporada en la que recibió ese nombre, pues a partir de este verano, mutó a Liga de Expansión y sufrió el recorte de 100 de dichos jugadores, es decir, casi uno de cada cinco dejó de participar en el segundo nivel de futbol profesional más importante de México.

El promedio de edad de los 49 jugadores que fueron ‘borrados’ en este primer torneo de la Liga de Expansión es de 28.2 años, siendo el más veterano el lateral izquierdo mexicano Franz Torres, con 39 años, cuyo último equipo fue el Celaya; los más jóvenes fueron los mediocampistas Miguel Moreno, también del Celaya, y Rubén Lozada, del extinto Zacatepec, con 23 años. En total, 15 de los 49 futbolistas tienen 30 años de edad o más, poco más del 30%.

Los clubes que más bajas tuvieron fueron Celaya y Zacatepec, con siete elementos cada uno, aunque los de Guanajuato todavía continúan con vida en la Liga de Expansión, mientras que los Cañeros fueron uno de los cuatro equipos que dejaron de existir para el Guardianes 2020, junto a Loros de Colima, Potros de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y Cafetaleros de Chiapas (que reapareció en la Liga Premier).

Entre los jugadores ‘borrados’ en la división de plata se encuentran elementos que llegaron a ser campeones de Primera División o incluso seleccionados nacionales, como Javier ‘Chuleta’ Orozco, Luis Venegas, Leiton Jiménez, Erbin Trejo, Jerónimo Amione y el ex campeón mundial sub 17, Francisco Flores. Otros como el ‘Hobbit’ Bermúdez y el ‘Gullit’ Peña buscaron un lugar en la LBM, la inconsistente liga recién creada.

La Liga de Expansión tiene dos reglas clave en cuanto a sus planteles en comparación con la Liga de Ascenso MX: solo permite ocho jugadores mayores de 23 años de edad y hasta cinco no formados en México. Entre ellos, en el 11 titular solo puede haber un máximo de ocho (y, de esa cifra, tres extranjeros).

Por esto, el promedio de edad de la liga bajó de 24.5 a 23.8 años, una diferencia mínima vista desde la perspectiva de todos los planteles, sin embargo, en años anteriores la Liga de Ascenso tenía al menos un jugador de 34 años para arriba en sus filas. Ahora, solo Celaya, Venados y Atlante tienen, mínimo, a un elemento de 35 años en adelante, mientras que en Tapatío y Pumas Tabasco, filiales de Chivas y Pumas (de la Liga MX), los jugadores más veteranos tienen 25 años.

“En esos meses, no nos decían nada. Me dijeron que no me consiguieron nada, que lo único que me quedaba era irme al extranjero o liquidarme, que me iban a mandar los pagos de tres meses, pero no se me hace justo porque me quedaban dos años y medio de contrato. Busqué muchas maneras de no salir mal, no me esperaba esto”, denunció Luis Oropeza, ex mediocampista de Cimarrones de Sonora, en septiembre. Él fue uno de los 100 jugadores que ya no entraron en planes para el primer torneo de la Liga de Expansión, que termina este domingo 20 de diciembre con la final entre Atlante y Tampico Madero.

fredi.figueroa@eleconomista.mx