Cuando tenía 15 años, ganó 800 pesos en su primera pelea profesional; ahora tiene 30 y se ha embolsado 50 millones de dólares en un lapso de 39 días.

Saúl Canelo Álvarez ha tenido dos peleas desde que empezó la pandemia: el 19 de diciembre ante el británico Callum Smith y el 27 de febrero ante el turco Avni Yildirim, ambas por el título de peso súper mediano para el Consejo Mundial de Boxeo (WBC) y la Asociación Mundial de Boxeo (WBA). Sus ganancias por dichos combates ascienden a 20 y 30 millones de dólares, respectivamente.

De acuerdo con Marca y AS, el mexicano ganó ante Yildirim 20 millones de dólares por concepto de bolsa y 10 más por patrocinios, derechos de televisión y la venta de 15,000 boletos en el Hard Rock Stadium de Miami. Previamente, ante Smith, Total Sport reportó una bolsa garantizada de 20 millones en la que fue su primera pelea tras romper con Golden Boy y Dazn.

Las críticas se hicieron presentes este 27 de febrero debido a que Canelo ganó en tres rounds por nocaut técnico ante un Yildirim que no pudo reponerse, es decir, promediando una ganancia de 10 millones de dólares por asalto.

Esta cifra es abismal en comparación con sus inicios: en su primer combate profesional en 2005 Álvarez se embolsó 40 dólares en cuatro rounds ante Abraham González en la Arena Chololo Larios de Tonalá, en su natal Jalisco.

Sin embargo, las ganancias de Canelo ante Smith y Yildirim aún están por debajo de sus años más lucrativos. Entre 2017 y 2019, llegó a ganar más de 40 millones de dólares por pelea, como en el primer episodio ante Gennady Golovkin (septiembre 2017); de acuerdo con Forbes, los dos combates ante el kazako generaron más de un millón de pagos por evento, siendo los únicos peleadores aparte de Manny Pacquiao y Floyd Mayweather que consiguen esto desde 2002.

Además, gracias al acuerdo de 365 millones de dólares por 11 peleas firmado con Golden Boy y Dazn en 2018, el mexicano ganó alrededor de 35 millones por combate entre diciembre de 2018 y noviembre de 2019 (enfrentó a Rocky Fielding, Daniel Jackson y Sergey Kovalev, sumando cerca de 105 millones de dólares). Estas fueron sus únicas peleas de dicho acuerdo, ya que, según reportes de The Athletic, Dazn se rehusó a seguir pagando esa cantidad por pelea al Canelo debido a la pandemia.

El esplendor que vivió con Golden Boy y Dazn lo colocó como el cuarto atleta con mejores ingresos en el mundo en 2019 (Forbes), con 94 millones de dólares (92 por salario y dos más por publicidad), solo por debajo de los futbolistas Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar, pero encima de Roger Federer y Tiger Woods.

Después del rompimiento, Canelo bajó al sitio 30 de esta lista en 2020 con 37 millones de dólares de ingresos anuales, aunque siguió siendo el deportista mexicano mejor pagado por cuarto año consecutivo desde que desbancó al beisbolista Adrián González en 2017.

Hasta antes de la pandemia, su fortuna estaba tasada en 140 millones de dólares a lo largo de 15 años en el profesionalismo y ganando la mitad de ellos solo por los dos episodios ante Golovkin entre 2017 y 2018 (40 y 30 millones, respectivamente), según cifras de Celebrity Net Worth.

Álvarez ha declarado que planea un par de peleas más en 2021 para convertirse en el único mexicano en unificar los títulos de su división (súper mediano) entre el Consejo, la Asociación, la Organización Mundial de Boxeo y la Federación Internacional.

La primera de ellas ya está amarrada oficialmente para el 8 de mayo ante el británico Billy Sounders, campeón de la Organización Mundial de Boxeo (WBO), y buscaría otra ante el estadounidense Caleb Plant, campeón de la Federación Internacional de Boxeo (IBF).

Legado deportivo: una década de campeonatos

El triunfo ante Avni Yildirim representa una década de títulos ganados para el Canelo en cuatro categorías. Aunque su debut profesional fue el 29 de octubre de 2005, su primer campeonato mundial llegó el 5 de marzo de 2011 ante el británico Matthew Hatton, ganando el cetro de peso súper welter del WBC por decisión unánime. Tenía 20 años.

En 2013 refrendaría el título de esa categoría pero ahora ante la WBA, superando al estadounidense Austin Trout también por decisión unánime luego de 12 rounds. El título súper welter de la WBC lo perdió en 2013 ante Floyd Mayweather Jr, la única derrota de su carrera.

Su segunda categoría con campeonato fue la de peso mediano (WBC), al derrotar al puertorriqueño Miguel Ángel Cotto el 21 de noviembre de 2015, título que retuvo ante Amir Khan, Gennady Golovkin y Daniel Jackson.

Ya en 2019 llegó el campeonato en la categoría semipesado ante el ruso Sergey Kovalev, ganando por nocaut en el round 11 el cetro de la WBO, mientras que el 19 de diciembre de 2020, ante Callum Smith, alcanzó el título súper mediano de la WBC y la WBA. A los 30 años, sumó campeonatos en súper welter, mediano, semipesado y súper mediano.

Érik Morales, Jorge Arce y Juan Manuel Márquez son los otros mexicanos que han ganado campeonatos mundiales en cuatro categorías.

En el rubro de nocauts, Saúl Álvarez acumula 37 en 58 peleas profesionales, lo que le da una efectividad del 67%. Ese porcentaje aún se encuentra debajo de Julio César Chávez, quien consiguió 46 nocauts en la misma cantidad de peleas que el Canelo, por lo que su efectividad fue del 79%.

Chávez sumó 86 nocauts durante toda su carrera, mientras que otro boxeador mexicano histórico como Rubén Olivares consiguió 79. Canelo se encuentra a tres de empatar a Juan Manuel Márquez en este récord, pero ya superó a Érik Morales (36) y a Raúl Macías (25).

fredi.figueroa@eleconomista.mx