No hay presión al interior del grupo de organizadores de Tokio 2020 o de Beijing 2022 para frenar las justas olímpicas.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante su discurso de apertura en la sesión del Comité Olímpico Internacional, comentó que los Juegos de Tokio 2020 pueden "encender la solidaridad y la determinación" necesarias para poner fin a la pandemia.

"Las celebraciones pueden ser más silenciosas este año, pero el mensaje de esperanza es aún más importante. Que estos Juegos sean el momento que una al mundo y encienda la solidaridad y la determinación que necesitamos para poner fin a la pandemia juntos, vacunando al 70% de la población de todos los países a mediados del próximo año", dijo el Dr. Tedros Adhanom.

Pese a la impopularidad de los Juegos en Tokio dentro del mismo territorio, el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, negó el miércoles que recibiera presiones del COI para mantener los Juegos Olímpicos de Tokio, pese al agravamiento de la pandemia.

"Para nada. Habíamos pedido los Juegos Olímpicos porque los queríamos. Si comparas nuestros niveles de infecciones en relación a los países extranjeros, estamos muy por debajo", afirmó Suga al Wall Street Journal.

Recordó decisiones tomadas en Europa, donde grandes eventos deportivos como la Eurocopa de futbol o el torneo de tenis de Wimbledon se celebraron recientemente en presencia de numerosos espectadores y sin mascarilla, a pesar de unos niveles de nuevas infecciones mucho más elevados que los que registra Japón.

Suga, de 72 años, señaló también que recibió consejos sobre una cancelación del evento, pero que decidió afrontar el reto de acoger los Juegos.

"Lo más simple y lo más fácil era renunciar (...) el trabajo del gobierno es afrontar desafíos", apuntó, en un momento en el que la cota de popularidad de su gobierno cayó a sus niveles más bajos (alrededor de un 30%) desde su llegada al poder en septiembre de 2020.

Su gobierno ha sido criticado por la lentitud de la campaña nacional de vacunación (en este momento, un 23% de la población japonesa ha recibido la vacuna completa) y por su gestión de la crisis sanitaria, pero también por su obstinación para organizar los Juegos Olímpicos a pesar de la hostilidad de parte de la población.

Cuenta regresiva: invierno olímpico en seis meses

Los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022, que están a menos de 200 días de iniciar, necesitan espectadores. Esto lo expresó el español Juan Antonio Samaranch, que dirige la comisión de coordinación del COI para Pekín.

"Necesitamos y queremos tener espectadores. Nos gustaría tener allí a la comunidad internacional. Nos gustaría que todo el mundo pudiera disfrutar de la hospitalidad y todo lo que ofrece China".

China aplica actualmente una estricta cuarentena generalmente de unas tres semanas. El país asiático que ha tenido éxito en su batalla contra los contagios hasta reducirla al mínimo en su territorio no ha dado hasta ahora pistas sobre como gestionará la presencia de público en los Juegos de Invierno de Pekín, que están a seis meses de diferencia de los de Tokio.

Regresan los Juegos de verano a Australia en el 2032

La ciudad australiana de Brisbane recibió la organización de los Juegos de verano de 2032, permitiendo al mundo olímpico preparar el futuro.

Brisbane fue elegida por los miembros del COI, reunidos en su 138ª sesión en la capital japonesa, y sucederá por tanto a París 2024 y a Los Ángeles 2028.

Nunca antes la cita deportiva más importante del mundo había sido confiada con 11 años de antelación y sin competencia, cuando la lucha entre países candidatos ha sido titánica durante décadas.

El COI puede desde ahora iniciar un diálogo con una candidata preferencial, lo que equivale a limpiarle la ruta hasta su designación oficial, con el objetivo de disminuir las reticencias crecientes a organizar los Juegos, reducir los gastos y constituir un vivero de futuras ciudades organizadoras.

La designación de Australia confirma también la tradicional rotación continental decidida por el COI, con Tokio 2020 (Asia), París 2024 (Europa) y Los Ángeles 2028 (América), cuando África espera todavía sus primeros Juegos Olímpicos.

La candidatura de Brisbane prevé un presupuesto de 3,297 millones de dólares estadounidenses, justificado por las infraestructuras existentes y netamente inferior a los 15,300 millones de dólares gastados por los Juegos de Tokio.

Millicent Kennelly, catedrática de turismo y deporte en la universidad Griffith (Brisbane), estima que estas previsiones deben ser "tomadas con pinzas", vistas las dificultades recurrentes de los organizadores para ajustarse a los presupuestos previstos.

deportes@eleconomista.mx