Indianápolis. Lo que antes tenía un valor de 25 dólares se pudo encontrar en dos a sólo unas horas de terminado el Super Bowl XLVI. Playeras, gorros y jerseys vieron desplomarse sus precios en cuestión de horas tras el triunfo de los Gigantes de Nueva York sobre los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Agregado a la derrota de los Pats, la NFL cambiará de marca de uniformes para la próxima temporada dejando atrás 10 años de Reebok. Las tiendas estaban preparadas para el cambio y en el principal centro comercial de esta ciudad en la semana se encontraron en 40 dólares. Este lunes, los precios llegaron a los 20 dólares hasta que se agotaron en existencias. En tanto, el nombre Tom Brady o Wes Welker se podía encontrar en playeras de dos dólares, que durante la semana costaron al menos, 22 dólares y en algunos casos, hasta 28 billetes verdes.

Las imágenes recordaron al famoso Viernes Negro que realizan los establecimientos de Estados Unidos previo a cada época navideña. Almacenes vacíos. Personas con bolsas llenas y el sonido de la caja registradora de fondo. Fue un festival comercial que duró horas en Indy, pues antes de las tres de la tardes, las principales tiendas deportivas ya estaban cerradas porque no tenían nada más que ofrecer.

Los consumidores de Nueva York abrieron la cartera incluso desde antes. El sábado por la noche, las gorras de los Gigantes ya eran parte del pasado y la mercancía de campeones de la NFL se agotó en cuestión de horas el lunes.

Indianápolis despidió a sus últimos visitantes en silencio. Una ciudad en la que se puede tomar cerveza en la calle pero que en domingo vende alcohol hasta cierta horas, vío el lunes un éxodo de visitantes que probablemente no regresen en al menos un lustro. La Liga y aficionados, por su parte, se preparan para un inicio de campaña 2012 que tendrá su Super Bowl en Nueva Orleáns, en tanto, Nike ya prepara los uniformes que aparecerán en el emparrillado.

En Twitter: @PabloEscobedo