Indianápolis. Los mariscales de campo Tom Brady, de New England, y Eli Manning, de Nueva York, están de vuelta en los principales papeles de un Super Bowl, como lo hicieron en 2008, cuando los Gigantes le arruinaron a los Patriotas una temporada invicta.

Sin embargo, cuando la edición XLVI del partido por el título de la Liga Nacional de la NFL arranque el domingo en Indianápolis con la patada inicial, ambos quarterbacks dependerán no sólo de su brazo, sino de sus protectores y línea defensiva, para llevar a cabo su trabajo.

En su quinto Supertazón en 11 temporadas en la Liga, Brady buscará tomar revancha de su única derrota en estos partidos, cuando los Gigantes vencieron a sus Patriotas 17-14 hace cuatro años.

"Cada derrota duele, pero hay que seguir adelante y usar estos tropiezos como oportunidades para aprender", señaló Brady, quien buscará igualar el récord de cuatro títulos de Superbowl que comparten los ya retirados Joe Montana y Terry Bradshaw.

"Pienso que este equipo ha aprendido de esos errores y ahora somos más fuertes mentalmente. Ese es, probablemente, uno de sus puntos fuertes", acotó el quarterback de Nueva Inglaterra.

Los Gigantes dicen también estar mentalmente más enfocados, luego de dejar por el camino a favoritos como Atlanta, Green Bay y San Francisco.

"A través de los playoffs siempre hemos tenido algo que demostrar y nadie nos dio muchas posibilidades", expresó Manning, cuyo único título de un Super Bowl lo consiguió en 2008.

"Hemos superado un montón de cosas y nuestra mentalidad ha sacado lo mejor de nuestra capacidad. Ahora también tenemos algo que demostrar", concluyó el mariscal de campo de los neoyorquinos.

Manning ya guió a los Gigantes en la victoria de la temporada regular (24-20) sobre los Patriotas, en noviembre pasado.

Desde entonces los de Nueva Inglaterra no han perdido un encuentro, mientras los neoyorquinos, después de aquel triunfo, cayeron en sus siguientes cuatro partidos antes de despertar, y conseguir el pase a los playoffs en calidad de comodín.

El Super Bowl es el evento deportivo televisado más visto en Estados Unidos cada año, y se realiza el primer domingo de febrero, enfrentando a los campeones de las Conferencia Nacional y Americana.

El dia del partido se conoce como "Super Sunday" (Super Domingo) y está considerado como una fiesta nacional, en la que los estadounidenses consumen más comida y bebida durante el encuentro que en cualquier otra fecha, exceptuando el Día de Acción de Gracias.

eiss