Los Pittsburgh Steelers reportaron que su quarterback Ben Roethlisberger sufrió un esguince en el hombro derecho, por lo que será evaluado día a día para establecer si juega ante los Denver Broncos en Playoffs Divisional.

Roethlisberger se lastimó cuando el linebacker Vontaze Burfict lo capturó y le cayó encima. Salió a los vestidores, pero regresó a la banca. Cuando su equipo se encontró con una oportunidad para ganar, Big Ben regresó al campo de juego para encabezar la ofensiva del triunfo.

En caso de que no pueda jugar en Denver su lugar sería ocupado por Landry Jones o Michael Vick.

Pero fuentes del interior del equipo aseguran que Big Ben sí estará disponible para el partido del fin de semana. Además, cuenta con un día más de descanso, ya que se jugó el sábado anterior y el partido ante Broncos será el domingo.

Para las apuestas, Cardinals son los favoritos

Arizona Cardinals se dirigen a la ronda divisional de los playoffs como los favoritos para el Super Bowl 50 en múltiples libros de apuestas en Las Vegas.

Cardinals están 3 a 1 en el Westgate SuperBook, seguidos de New England Patriots y Carolina Panthers en 4 a 1 cada cual. Arizona también es favorito en las casas Caesars y William Hill. El operador de apuestas deportivas CG Technology, no obstante, tiene a los Patriots arriba.

Denver Broncos, primer sembrado de la AFC, está 5 a 1 en el SuperBook, seguidos de los Seattle Seahawks con 6 a 1. Kansas City Chiefs son siguientes con 10 a 1, seguidos de los Pittsburgh Steelers (12 a 1) y Green Bay Packers (18 a 1).

Cardinals, Patriots y Panthers comenzaron los playoffs como cofavoritos en el SuperBook. Cardinals reciben a Packers el sábado en la Ronda Divisional de la NFC. Arizona abrió como favorito de siete puntos sobre Green Bay.

Carolina recibe a los Seahawks el domingo. Los Panthers abrieron parejos en el Wynn, pero una serie de apuestas favorecieron a Carolina, subiéndolos a -2.5. Algunas casas llegaron hasta Carolina -3 (cerrado) para la tarde del lunes.

El SuperBook tiene a la NFC actualmente como favorito de 2.5 puntos en el Super Bowl.