El Bayern Múnich, que el pasado fin de semana se proclamó campeón de la Bundesliga por séptimo año consecutivo, terminó su temporada con un doblete al conquistar la Copa de Alemania, superando por 3-0 al RB Leipzig, este sábado en la final de Berlín.

El polaco Robert Lewandowski, con dos goles (minuto 29 y 85), y el francés Kingsley Coman (78) fueron los autores de los tantos.

Es la decimonovena Copa de Alemania para el Bayern, que refuerza así su amplio dominio en el palmarés, donde el segundo equipo más laureado, a gran distancia, es el Werder Bremen con seis títulos.

Sin embargo, el Bayern no había podido levantar este trofeo en las dos temporadas anteriores, por lo que éste es su primer doblete desde la campaña 2015-2016, cuando estaba dirigido por Josep Guardiola.

Para Niko Kovac es su segunda 'DFB Pokal' consecutiva, ya que la ganó también hace un año, cuando entrenaba al Eintracht Fráncfort y superó 3-1 en la final al Bayern, el equipo al que ahora dirige.

Sin embargo, los rumores sobre la continuidad del técnico germano-croata se han sucedido en las últimas semanas y, pese al doblete, su futuro está en el aire, en una temporada lastrada por la decepción vivida en la Liga de Campeones, donde el equipo alemán fue eliminado por el Liverpool en los octavos de final.

El francés Franck Ribery (36 años) y el holandés Arjen Robben (35 años), que empezaron como suplentes, pudieron luego entrar al partido en la segunda mitad y se despidieron como jugadores del Bayern sobre el césped y con un título.

Fue también un día muy especial para el francés Corentin Tolisso, apartado de los terrenos de juego por lesión desde septiembre y que entró en el partido igualmente durante la segunda mitad.

Por contra, el colombiano James Rodríguez, cuya continuidad en el equipo está en el aire, fue uno de los descartados de última hora y no entró en la convocatoria para la final.

Letal Lewandowski

En el inicio del partido, el Leipzig empezó valiente y estuvo a punto de adelantarse en el minuto 10 con un remate de cabeza del danés Yussuf Poulsen que se topó primero con una espectacular parada de Manuel Neuer, de regreso tras su lesión a mediados de abril, antes de que el balón tocara en el larguero.

Tras el susto, el Bayern pudo recuperarse y poco a poco se acercó a los dominios del húngaro Peter Gulacsi.

En el 29 llegó el primer gol muniqués, cuando Lewandowski, máximo anotador de la última Bundesliga con 22 dianas, cabeceó a la red un balón centrado desde la izquierda por su compañero austríaco David Alaba.

En la segunda mitad se repitió el guión, con un Leipzig que arrancó muy motivado y en el 47 un disparo del sueco Emil Forsberg fue despejado a tiro de esquina por Neuer.

El Bayern llegaba con menos fluidez, pero con peligro puntual, como un disparo de Thomas Müller (63) u otro remate de cabeza de Lewandowski (67), ambos fuera por poco.

El tanto de la tranquilidad lo firmó Coman en el 78, que se encontró un balón rechazado de espaldas casi en la frontal del área, se dio la vuelta y se fue directo hacia el arco rival, pasando entre dos rivales y plantándose mano a mano con el portero rival, ante el que fusiló el 2-0.

Con todo decidido, Lewandowski (85) robó un balón cerca del área rival y quedó también solo ante el arquero, al que batió para el 3-0 definitivo.

erp