Las gestiones deportivas de Bayern Múnich y Chelsea tienen métodos opuestos; sin embargo, ambos clubes han logrado sus objetivos y disputarán el sábado la final de la Champions League.

Román Abramovich ha apostado por la inversión multimillonaria y una política de refuerzos que se basa en invertir en jugadores de futbol ya consolidados, mientras que Karl Heinz Rummenigge busca promesas futbolísticas.

Los altos mandos

Bayer Múnich sigue su camino como sociedad anónima y su dirección es comandada por el exfutbolista alemán Karl Heinz Rummenigge, la mayor parte de su organigrama está compuesto por exfutbolistas históricos del club, y ha puesto énfasis en su metodología de inversión en fuerzas básicas.

Las acciones del conjunto bávaro están a cargo de particulares, los dos mayores accionistas son Adidas, que adquirió 9.1% de sus acciones en el 2001, y Audi, que se hizo de 9.1% en el 2009.

En cambio, en Chelsea, a su llegada, el multimillonario ruso Román Abramovich aseveró que no escatimaría en gastos para convertir a los Blues en uno de los conjuntos más ganadores de Europa.

Desde entonces, ha invertido 869 millones de euros tan sólo en fichajes en nueve temporadas y ha puesto a ocho diferentes técnicos en el banquillo. Siempre, apostando por gente con trayectoria intachable sin importar lo que cueste y hasta hoy el único trofeo que se le ha resistido es la Champions League.

Política de fichajes

Las políticas de fichajes de ambos clubes son distintas. Chelsea prefiere vaciar la chequera, pero confirmar que se ha hecho de un artillero en activo, mientras que Bayern Múnich opta por formar talentos.

Apenas el año pasado, Chelsea anunciaba la compra del español Fernando Torres por 58.5 millones de euros y del brasileño David Luiz por 30 millones de euros.

Torres fue fichado de Liverpool cuando hacia un gol cada 95 minutos, según datos de la consultora Transfermarkt; por su parte, David Luiz había sido galardonado como Mejor jugador en la Primera División portuguesa.

Caso contrario al de los bávaros, que contrataron al mediocampista suizo Xherdan Shaqiri, quien apenas comenzaba a demostrar su talento con Basel, y al defensa brasileño Dante Bonfim, del Borussia Mönchengladbach.

Ambos clubes son de los más ricos del mundo, según el Football Money League 2012 de Deloitte, Bayern, con ingresos de 321 millones de euros y Chelsea, con 249 millones de euros. Ahora van por otra disputa… La Champions League.

[email protected]