Una experiencia que me permitió valorar y respetar mi profesión, por cierto la más difícil de seguir pero a la vez la más hermosa, de ver el toreo como una bendición, y si Dios me dejo vivir, es porque tengo cosas qué hacer dentro de la misma , dijo Juan Luis Silis a El Economista, quien este domingo abrirá la Feria de la Cuaresma en la plaza México donde compartirá cartel con Christian Ortega, Oliver Godoy y Antonio Mendoza para lidiar un encierro tlaxcalteca de Rancho Seco.

Y es que no se olvida la tarde del 13 de octubre de 2013 cuando peletero, astado de José Julián Llaguno, le infiriera una grave cornada luego de que el torero de Iztacalco le plantara cara en la plaza Vicente Segura de Pachuca aún consiente de sus peligrosas condiciones.

NOTICIA: Pasión Ganadera presenta Texcoco Taurino

El viento traicionero y peor enemigo de los toreros lo descubrió y vino el percance, el pitón entró por la quijada para salir por la parte alta de su ojo derecho dejándolo tirado en la arena para ser trasladado a la enfermería de donde ya no saldría.

Uno está consciente de que a cada tarde se juega la vida, yo estuve al borde de la muerte y debo estar preparado para cualquier tipo de toro que se me venga, ahí es donde se tiene que ver mi capacidad y entrenamiento para demostrar que quiero ser alguien importante en esta bella profesión , comentó.

NOTICIA: Encierro malogra tarde en La México

Al que ahora apodan El Disecado , debido a la semiparálisis facial que le provocó el percance, agregó que es un fuerte y bonito compromiso.

Voy a disfrutarlo, gozarlo, sentirlo pues es la tarde de mi confirmación, voy hacer que me nazca del corazón, con el alma y poder trasmitírselo a la gente para que juzgue sí tengo las agallas, el valor y la posibilidad de seguir en esta difícil profesión , finalizó.

NOTICIA: Habrá Feria de la Cuaresma en La México

Por su parte, el ganadero de Rancho Seco, Sergio Hernández Weber, señaló que: Siempre hay que poner un granito de arena al esfuerzo que está haciendo la nueva empresa de apoyar a los jóvenes, sabemos que estás corridas cuestan tiempo, dinero y esfuerzo, y estamos satisfechos de contribuir a sacar nuevos toreros pues de éstos 12 van a salir tres o cuatro con grandes posibilidades ante una corrida que viene en un promedio de 500 kilos, peso justo para embestir y… qué Dios reparta suerte , sentenció.

abr