Londres. El Arsenal se complicó su objetivo de clasificarse para la Liga de Campeones con un inesperado empate en casa por 3-3 ante el Norwich, en el partido que abrió la 37 jornada de la liga inglesa y que fue el número 900 de Arsene Wenger como técnico de los londinenses.

Los Gunners siguen terceros, ahora con dos puntos sobre Tottenham y Newcastle, que podrían adelantarle en la clasificación a una jornada para el final, si consiguen ganar respectivamente a Aston Villa y al líder Manchester City, el domingo.

Ese último encuentro del Newcastle ante el City será especialmente emocionante, ya que los segundos se encuentran primeros en la tabla general, igualados a puntos con sus vecinos del Manchester United, que juegan también el domingo, como locales ante el Swansea City.

El Arsenal sufrió un duro revés, en un partido que se le fue complicando, que pudo remontar en la segunda parte y que vio cómo finalizaba con un 3-3 con sabor a derrota, conseguido por el Norwich a cinco minutos para el final.

El israelí Yossi Benayoun abrió el marcador para los locales en el Emirates Stadium en el minuto 2 y el Norwich dio la vuelta con los tantos de Wes Hoolahan (12) y Grant Holt (27), disparando todas las alarmas.

Los hombres de Wenger fueron superiores, pero tuvieron que esperar a los últimos 20 minutos para que un doblete de su estrella Robin Van Persie (72, 80) pusiera un 3-2 provisional, pero el tanto final de Steve Morison (85) puso el 3-3 final.

Van Persie reforzó su liderato en la tabla de máximos anotadores, donde suma 30 tantos, cuatro más que el segundo, el atacante del Manchester United Wayne Rooney (26).