París.- Con un gol de Lionel Messi, Argentina venció 3-1 a Alemania en Fráncfort, vengando la goleada 4-0 sufrida en el Mundial-2010 que le pone a punto para las eliminatorias mundialistas, mientras Brasil goleó a Suecia (3-0) en el adiós de mítico estadio de Rasunda.

Por su parte, Uruguay se fue satisfecho con un empate sin goles frente a Francia en Le Havre, al tiempo que el técnico Louis van Gaal tuvo un debut fallido en su segundo ciclo al frente de Holanda, que cayó 4-2 en Bruselas frente a Bélgica en el clásico 125 de los vecinos europeos.

El campeón mundial y europeo España sigue intratable: venció 2-1 a Puerto Rico en Bayamon con goles de Santi Cazorla (41) y Cesc Fábregas (45), mientras que para los locales descontó Marc Cintron (64).

Tampoco pudo festejar demasiado el italiano Fabio Capello, que tuvo que conformarse con un estreno 1-1 ante Costa de Marfil en su primera salida al frente de Rusia, que se prepara como todos los equipos europeos para el inicio de sus eliminatorias mundialistas para Brasil-2014, a inicios de septiembre.

El atacante ruso Alain Dzagoev (55) abrió la cuenta y Gradel (77) igualó para los marfileños de Didier Drogba, en Moscú.

En Fráncfort, los argentinos abrieron el marcador con un gol en contra del volante germano Sami Khedira (45+1) para luego estirar la cuenta por intermedio de Messi (52), que había fallado un penal a los 30, y Angel Di María (73), mientras que los alemanes descontaron con una diana de Benedikt Howedes (82).

"íMessi En la segunda parte tuvo una gran actuación: asociado al Kun (Agüero) y al Pipita (Higuaín), tuvo más espacios y marcó un gol, tiró un remate al palo, falló por poco otro y le hizo un lindo pase a Higuaín que tiró al palo", dijo Alejandro Sabella, técnico argentino.

El partido se le enderezó a los sudamericanos con la expulsión del portero Ron-Robert Zieler (30) en la acción que cometió penal y fue expulsado por el árbitro sueco Jonas Eriksson.

Por su parte, Brasil goleó 3-0 a Suecia en la despedida del Rasunda, mítico estadio en que ganó su primer título mundial en 1958, en la reedición de la final de aquella edición que sirvió al técnico Mano Menezes para volver de Europa con una alegría tras la plata olímpica.

El conjunto auriverde se impuso con un tantos del artillero Leandro Damiao (32) y un doblete del ingresado Alexandre Pato (84, 86 de penal).

El partido que se abrió con el puntapié inicial simbólico de Pelé, quien presenció el amistoso desde la platea como invitado de honor por liderar el once que ganó 5-2 al anfitrión la final de 1958 en Rasunda y le dio a Brasil el primero de sus cinco títulos mundiales, fue dominado de cabo a rabo por los sudamericanos.

La acción de la fecha FIFA también puso su foco en Berna, donde Inglaterra se tomó una pequeña revancha ante Italia, que le apeó de los cuartos de final en la pasada Eurocopa en los penales, al imponerse en remontada por 2-1 con dianas de Phil Jagielka (27) y Jermain Defoe (80), después del gol de Daniele De Rossi (15).

En Faro, Cristiano Ronaldo (50) se hizo presente en el marcador para ayudar a Portugal a derrotar a Panamá por 2-0, después de que Nelson Oliveira abriera el marcador a los 31 minutos.

En el partido con más goles en el Viejo Continente, Eslovenia se impuso 4-3 a Rumania, mientras que Austria sorprendió a Turquía (2-0) y Suiza a Croacia en Split (4-2), pese a que para los croatas anotó un doblete el atacante de origen brasileño Eduardo da Silva.

Otra sorpresa fue la victoria de Eslovaquia en Dinamarca (3-1) y el gran triunfo de Grecia en Oslo ante Noruega (3-2).

La fecha abrió temprano con el valioso empate 1-1 que logró Venezuela en Sapporo ante Japón, gracias a la actuación brillante de su portero Dani Hernández.

El equipo de César Farías levantó el gol de Yasuhito Endo (14) con una corajeada del atacante del Getafe español Nicolás Fedor (62).

apr