La inestabilidad financiera provocada por el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio, de 2020 a 2021, han propiciado que el Comité Olímpico Internacional (COI) haya recurrido a un “servicio de crédito renovable”, o también considerado acuerdo de préstamo flexible, de acuerdo con una investigación de Inside the Games.

El acuerdo de cuatro años entró en vigor hace unos seis meses a fines de enero. Su existencia se revela en la letra pequeña de las nuevas cuentas anuales del organismo de Lausana.

Las facilidades de crédito rotatorio normalmente permiten a los prestatarios retirar y reembolsar fondos repetidamente de acuerdo con los requisitos durante el período estipulado hasta un límite de endeudamiento acordado.

Puede ser relevante señalar que el nuevo acuerdo se produjo en un momento en que la propagación de covid-19 y el consiguiente aplazamiento de los Juegos de Tokio 2020 habrían tenido un gran impacto en las proyecciones de flujo de caja anteriores.

No se revela la cantidad máxima que el COI puede pedir prestada en virtud del mecanismo, aunque se dice que la cantidad utilizada en la fecha de aprobación de los estados financieros de 2020 por la Junta Ejecutiva del COI es cero.

El organismo olímpico también dice, de manera algo impenetrable, que la instalación "mantiene ciertos requisitos de presentación de informes, condiciones precedentes, convenios afirmativos y convenios financieros".

Las nuevas cuentas también revelan que los préstamos bancarios del COI ascendieron a más de 130 millones de dólares a fines de 2020. Esto estaba compuesto por unos 129 millones de dólares de deuda a largo plazo y dos millones de dólares de préstamos a corto plazo.

El COI obtuvo un préstamo de 131 millones de dólares para financiar la construcción de su nueva sede en la ciudad suiza a orillas del lago, donde tiene su sede desde hace más de un siglo.

Como garantía, se comprometieron a favor del banco CHF 40 millones de activos de la Fundación Olímpica. Se dice que los costos por préstamos se han "reconocido a una tasa del 1.46%", revela la nota de Inside the Games. El dólar se depreció frente al franco suizo entre fines de 2019 y fines de 2020, lo que aumentó los montos designados como préstamos bancarios en las cuentas del COI denominadas en dólares estadounidenses. Como se informó anteriormente, el COI registró un déficit general de 55 millones de dólares para 2020.