Un hombre fue arrestado por la policía de Tokio en las inmediaciones del Estadio Olímpico cuando se manifestaba en contra de los Juegos Olímpicos, coincidiendo con la celebración de la ceremonia de apertura de este viernes.

Susumu Yamamoto, de 40 años y residente en la prefectura de Fukuoka (sudoeste de Japón) se encontraba con decenas de manifestantes en el distrito de Shibuya, cercano al Estadio Olímpico, cuando fue detenido por presuntamente obstaculizar la labor del cuerpo policial, según recogió el diario local Nikkei.

El manifestante habría agarrado de la muñeca a uno de los agentes que fueron desplegados durante toda la jornada en la capital anfitriona, según el relato del citado medio.

El manifestante, que guardó silencio durante el interrogatorio, forma parte de uno de los grupos opositores a la celebración del evento que desde la mañana se apostaron alrededor del edificio metropolitano de Tokio para mostrar su oposición con pancartas y consignas contra la competición internacional.

Los manifestantes, llegados de todas partes de la ciudad, marcharon horas antes de la apertura para finalmente apostarse en las cercanías del Estadio Olímpico. Sus gritos fueron audibles durante los primeros compases del evento inaugural debido a la falta de público en el interior del estadio como medida contra Covid.

El panorama ha cambiado. Tokio ganó por primera vez la candidatura para albergar los Juegos en 2013. Mientras que una candidatura anterior para albergar los Juegos Olímpicos de 2016 fracasó debido a la falta de apoyo público, una encuesta a principios de 2013 encontró que el 73% (10 millones) de los residentes de la capital japonesa apoyaron la candidatura de 2020, muchos de ellos jóvenes.

Aun así, los organizadores anti olímpicos están luchando por determinar la mejor estrategia para aprovechar este descontento. En parte debido a la cultura de protesta de extrema derecha contemporánea de Japón, en parte debido a la historia relativamente reciente de la izquierda de protestas callejeras y violencia política, el activismo callejero en Japón tiene dificultades para recibir atención positiva de los medios de comunicación.

"La gente sólo quiere recuperar sus vidas, no los Juegos Olímpicos", dijo Shiho Fukuda, fotógrafo y director de cine con sede en Tokio. "La mayoría de la gente ha tenido que sacrificarse debido a estos Juegos Olímpicos, y esto ha estado sucediendo durante mucho tiempo. Por supuesto, los atletas dicen: 'Deberíamos hacerlo', pero la gente en general está preocupada".

Los japoneses ven hipocresía en la decisión de su gobierno de alinearse con el Comité Olímpico Internacional y permitir que más de 15,000 atletas olímpicos y paralímpicos de todo el mundo ingresen a sus ciudades mientras un porcentaje masivo de los ciudadanos locales están desprotegidos.

"Definitivamente es un momento extraño", dice Ryan Yamazaki, cineasta de documentales que está trabajando en la película oficial de Tokio 2020, y "los Juegos Olímpicos son algo claro a lo que oponerse. En abril hubo una famosa encuesta pública en la que el 80% dijo que no querían que se llevaran a cabo los Juegos Olímpicos. Ahora con el estado de emergencia, sin multitudes y otra ola, la gente se pregunta: ¿Cuál es el punto de esto?".