América no resintió los pocos días de receso luego de la final que perdió ante León, ni mucho menos la ausencia de Miguel Herrera, estratega que dirigirá a la Selección Mexicana y que fue sustituido por Antonio Mohamed, argentino que esta tarde debutó de gran manera al frente de las Águilas, quienes golearon 3-0 a Tigres en una buena tarde que fue opacada por el arbitraje de Ricardo Arellano Nieves.

Al Turco Mohamed le llegó su primer festejo en la zona técnica azulcrema casi de inmediato. Apenas a los 10 minutos Luis Gabriel Rey tomó la pelota en tres cuartos de cancha, hizo un recorte con el que se sacó la marca de dos defensas para luego enfilarse al área y mandar derechazo que fue desviado por Carlos Salcido y que terminó en las redes visitantes.

La anotación tempranera llenó de confianza a los americanistas, quienes estuvieron cerca de aumentar la ventaja 10 minutos después en una acción en la que Osvaldo Martínez mandó servicio para Raúl Jiménez, atacante que se lanzó de palomita para mandar el balón apenas desviado del arco.

Fue hasta el 27 cuando Tigres dio sensación de peligro y el árbitro comenzó a gestar una tarde desafortunada. Y es que en ese momento Jorge Torres Nilo se incorporó al ataque y fue derribado dentro del área por Juan Carlos Medina, situación de la que Arellano Nieves no se percató por lo que terminó por marcar la infracción afuera y le arrebató a Tigres un penal que pudo significar el empate.

Si el equipo visitante ya se encontraba molesto con el juez central, a la media hora de partido aumentó el descontento porque ningún integrante de la cuarteta arbitral se percató que Paul Aguilar se encontraba en fuera de juego en el momento que mandó un potente disparo cruzado que significó el 2-0.

Para el segundo tiempo, cuando se esperaba que Tigres apretara a los locales en busca de rescatar algo en el marcador, casi de inmediato Raúl Jiménez enterró cualquier esperanza del Tuca Ferretti y sus pupilos. Al 48 el delantero mandó disparo que fue rechazado por el guardameta justo a sus pies para que únicamente tuviera que empujar la redonda a las redes.

Con los tres goles de ventaja la intensidad de los dirigidos por Mohamed disminuyó, situación que no les impidió mantener el control del partido, en el cual tuvieron un solo susto, cuando Danilinho mandó un disparo bombeado que había dejado fuera de la acción a Moisés Muñoz, pero que Luis Gabriel Rey alcanzó a mandar a corner con un gran salto en la línea de meta.

Al final, con la goleada que su equipo le propinó a Tigres, la afición pudo irse a casa ilusionada tras la presentación del Turco al frente de las Águilas contra un equipo que seguramente volverá a Nuevo León molesto por la actuación del silbante y el pobre nivel que exhibió en su debut en el Clausura 2014.