“Nunca sabes qué puede pasar en el deporte, somos de Bravos y estamos siempre para apoyarlos”, comenta el aficionado Adrián Vital, previo al partido entre América y FC Juárez.

Tras el inicio del partido, bastaron 20 minutos para que los Bravos estuvieran arriba en el marcador por dos goles. Al final, el resultado fue 3-1. El partido se convirtió en un hecho sin precedentes para los seguidores del equipo fronterizo: la primera vez que le ganan al América en el Estadio Azteca. Con una asistencia de 20,769 personas, las casi 40 que se encontraban en la zona visitante, fueron las que más festejaron.

El costo de un boleto redondo de avión de Ciudad Juárez a la Ciudad de México tiene un precio promedio de 2,387 pesos. En una encuesta realizada por El Economista, aficionados asistentes expresaron que tomando en cuenta costos de avión, boleto del partido, hospedaje, entre otros requerimientos; gastaron desde 12,000 hasta 30,000 pesos para venir a  apoyar a su equipo.

Las razones por realizar el trayecto de 1,809 kilómetros entre ambas ciudades, surgen desde distintos convencimientos.

“Parece que esta vez si es un buen proyecto, ya tuvimos dos experiencia con Indios y Cobras, pero creo que ahora sí con Bravos es la vencida. Le tenemos fe a esta directiva”, comenta Vital. Con otros casos como Manuel Dorado, quien expresa ser “el orgullo de Juárez”, por lo que apoyar a su equipo en otra ciudad, “es un sentimiento inexplicable”. O situaciones como el seguidor Francisco Reyes, quien radica en la Ciudad de México y al ser originario de Juárez, cada que el equipo visita la capital asiste a sus partidos.

La base de aficionados con la que cuentan es de 200,000 personas, según Rodrigo Cuaron, vicepresidente administrativo, que basó la cifra en el registro histórico de abonados al club que se fundó en 2015.Cantidad lejana a la de clubes mexicanos que cuentan con varios años de existencia, cuyas aficiones se miden en millones.

Sin embargo, a pesar de contar con poco más de siete meses en primera división, el interés por el equipo se encuentra con un desarrollo ascendente.

“Estamos ante una realidad que nadie que no tenga interés específico por Juárez va a seguir al equipo. Nuestra intención es hacer una implosión de identidad local con Juárez, El Paso, Las Cruces y Chihuahua”, comenta a este diario, Jaime González, director comercial y de comunicación del equipo.

Visión de trabajo que se sustenta en cifras. Para el Apertura 2019 y Clausura 2020, se vendieron 16,500 abonos, para un estadio con capacidad de 19,703 espectadores. Del total de abonos, el 40% los compró a dos años, es decir, incluyen los próximos dos torneos. Mientras que el 35% de ventas pertenecen a El Paso, Texas. Esto “sin gastar un centavo en publicidad”, asegura Jaime González.

El esfuerzo que los seguidores del club realizan no es algo que pase desapercibido para los futbolistas, así lo expresó el delantero Brian Rubio a El Economista.

“Vamos generando una base de aficionados que está creciendo. Es una motivación extra para nosotros que sean tan fieles y realicen inversiones importantes para viajar y apoyarnos. Los resultados que damos es una muestra de que nosotros les vamos a responder en cualquier cancha que juguemos”, comentó.

[email protected]